A volar…

Volar una cometa junto a la necesidad de sentirse libre

Termina el curso y los pequeños vuelan para descubrir nuevos mundos. Después de todo el año escolar, por fin toca disfrutar del verano. Toca experimentar nuevas sensaciones. Descubrir nuevas cosas. Y, por supuesto, echar a volar nuestra imaginación.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Volar una cometa es una de las actividades más bonitas que los pequeños (y los no tan pequeños…) pueden realizar, sobre todo cuando tienen la necesidad de sentirse libres. Echan a volar su imaginación y eso se ve reflejado en sus caras.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Para cualquier amante de la fotografía, las cometas dan mucho juego: aportan color, juegan con la luz y, si somos capaces de conseguirlo, nos pueden transmitir la sensación de movimiento (son fascinantes esos recortes y cambios bruscos de dirección, las trazadas de ochos…).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A veces vuelan junto a los pájaros creyéndose uno más de ellos, otras recortan su silueta ante el sol robándole el protagonismo, alguna vez tratan de alcanzar la luna, en otras ocasiones gustan de bailar en pareja…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿Realmente las controlamos nosotros con ayuda del viento o hay una pizca de vida propia en ellas? Hay momentos en los que parece que son ellas las que se confabulan con el viento y se rebelan de nuestro control, giran, recortan, suben y bajan a toda velocidad, y esos instantes son los que nos encanta captar con nuestros objetivos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Peter Lindbergh.”Se atrevido, se diferente, se poco práctico, se cualquier cosa que asegure tu objetivo y tu visión imaginativa frente a los jugadores seguros, las criaturas comunes, los esclavos de lo ordinario.”

Enfócanos la próxima semana, te sorprenderá nuestra MIRAda.