Stranger Things

Donald Trump hace un remake de ‘Dallas’ mientras ‘House of Cards’ se siente identificada con el culebrón del PSOE

Para ver cosas raras o extrañas de verdad no hace falta engancharse a la serie original de Netflix, muy recomendable por cierto como se ha dicho ya hasta la saciedad, para los nostálgicos de los años 80, Los Goonies, ET, Alien etc.

stranger-things

Para ver cosas raras pero raras raras es suficiente con poner Televisión Española, o cualquier otro canal de España, y la CNN o cualquier otro canal de la televisión americana. Y es que no hay nada más surrealista que la propia realidad de estos dos países que viven sus procesos electorales a modo de serial, ávidamente consumido por la audiencia.

Empezaremos por USA, donde Donald Trump y su equipo hacen un remake de Dallas -ya sabemos que a él le gusta más Law & Order- mientras Clinton and Company versionan los mejores momentos de The Good Wife (interrogatorios y embrollos de emails incluidos). Cual Juego de Tronos, ambos avanzan y retroceden porque “the Winter is coming…” y Khaleesi, Michelle Obama, es personaje secundario ¿o quizás no? de la temporada que ahora termina y sigue siendo la más popular aunque, como en la interminable serie de HBO, podamos presumir que su reinado, latente siempre, no llegará a cumplirse tampoco en la siguiente. Y ella lo sabe y mantiene sus dragones atados por el momento.

Para Donald, no el pato de Disney sino el presidenciable, el escollo era la población hispana desde que se metió con los mexicanos e hizo pública su intención de ponerle muros al campo. Ahora ya no tiene ese problema porque compró México, bueno, a su presidente, que es lo que hacen los poderosos de verdad, y ha puesto los ojos en China ¡menos mal que ellos ya tienen hecha la muralla!

Trump se muestra convencido de su victoria y reza para que Hillary se deje el aire acondicionado encendido y vuelva a empeorar del resfriado, aunque luego es él quien se olvida los clínex. Pero no, él no se sorbe los mocos, ha sido culpa del micrófono oiga. Y del complot judeo-masónico en su contra. Sus votantes lo tienen muy claro. Él es el único que puede provocar el cambio. Aunque el cambio sea para peor. Mientras, lo vimos también en el debate, Hillary ha ampliado su repertorio de gestos porque algunos tuiteros la acusaban de imitar a Mr. Robot.

Ahora pasamos a España, donde la archiconocida serie “House of Cards” se ha sentido identificada con el culebrón del PSOE, mandándole un tuit a Pedro Sánchez desde su cuenta oficial (lo recoge hoy el periódico español El Mundo en su versión digital), aunque en la red social ganan por goleada las comparaciones con Juego de Tronos. Hasta por lo interminable se asemeja nuestro panorama a la serie que va por la sexta temporada… salvo que, en nuestro caso, lo lógico sería que no hubiera una tercera (elecciones). En nuestra versión Khaleesi simplemente no existe. Se dio de baja en el piloto por no poder usar el hijab. Dicen que Pablo Iglesias es el mejor candidato para interpretar a Jon Snow, por lo del pelo y la barba, aunque Ciudadanos muere por el papel de los caballeros vigilantes de la noche o Night’s Watch pero, claro, primero hay que aclarar quiénes son los Wildings en esta película, si los nacionalistas vascos o los catalanes, y quiénes los White Walkers, que son los malos de verdad. Y es que está todo muy repartido.

O sea, que si la niña de Rajoy tiene dotes para la telequinesia ya no nos falta de nada. Bueno, menos la bicicleta, que se la han quedado Los Morancos. Chimpún.

Desire VidalDesiré Vidal, periodista jerezana afincada en Washington D.C. desde 2014. Ha sido reportera, presentadora de noticias y jefa de redacción y actualmente colabora con varios medios de comunicación tanto españoles como norteamericanos. Además, combina su labor como consultora de Marketing online y especialista en Social Media con sus estudios de postgrado en Periodismo Contemporáneo por la Notre Dame of Maryland University (USA).

No hay comentarios