Una alcaldesa sin apoyos y vendiendo humo

Maribel Ripalda: “No parece importarle a la alcaldesa las necesidades reales de la ciudad”

 Tribuna libre de Maribel Ripalda, concejal de Ganemos Jerez 

El 18 de noviembre de 2015, la alcaldesa anunciaba la elaboración de un Plan Estratégico que según sus palabras textuales “marcaría el futuro de nuestra ciudad, con el objetivo de diseñar las políticas municipales e impulsar el desarrollo de la ciudad desde la participación y el consenso”.

maribel-ripalda

Todo esto se haría, o así indicó, reuniendo una serie de grupos de trabajo en los que estarían integrados los representantes de los principales sectores económicos y sociales de la ciudad, para así realizar un diagnóstico “pormenorizado” como punto de partida que luego serviría para establecer las líneas de trabajo y dar respuestas a los interrogantes como:

  • ¿Qué ciudad quiere ser Jerez?
  • ¿A dónde quiere ir?
  • ¿Cuáles son sus necesidades?

En aquellos días la alcaldesa añadía y manifestaba “el documento que obtengamos de las conclusiones de estos grupos nos servirá para hacer partícipes al Consejo Social, los consejos locales, los grupos municipales, vecinos y colectivos varios. Se trata de que construyamos entre todos un proyecto de ciudad donde plasmemos nuestras inquietudes, nuestras propuestas y nuestras valoraciones. Que hagamos posible una ciudad atractiva para invertir, para visitar y para vivir”. Añadía lo siguiente: “Se trata, por tanto, de realizar un diagnóstico en profundidad, objetivo, muy serio y muy riguroso, y a la vez hacerlo lo más rápido posible, para que en breve podamos tener redactadas las medidas y proyectos necesarios para ese modelo de ciudad que queremos alcanzar para 2020″ . Y concluía: “Vamos a dedicarle todo nuestro esfuerzo para que el resultado sea una hoja de ruta eficaz, objetiva y transparente, que marque el futuro próximo de nuestra ciudad”. 

Un año después de estas palabras, no tenemos constancia de ninguna línea de actuación: ni nuevas convocatorias, ni conclusiones, ni participación de los grupos políticos, ni de la ciudadanía, ni Plan Estratégico Jerez 2020, ni respuestas a dichos interrogantes. No parece importarle a la alcaldesa las necesidades reales de la ciudad que rige, de hacerlo hubiera aplicado y puesto en marcha los presupuestos 2016 que ayudarían a cubrir las demandas sociales y los servicios esenciales de una ciudad que clama a gritos ser escuchada. En definitiva… nada.

Esta semana la alcaldesa, como si viviéramos en el Día de la Marmota, ha vuelto a repetir la misma operación para seguir vendiendo humo. Ha presentado “Jerez 2022. Plan de Inversiones y Proyectos” que según la alcaldesa “es una oportunidad de transformación en el marco del proyecto de ciudad que queremos”, introduciendo un factor de distracción que pretende ocultar, lógicamente sin conseguirlo, lo evidente; que ya no cuenta con la confianza del Pleno y que ha dilapidado los apoyos con los que contaba para encabezar el Ayuntamiento. Todo ello a base de incumplimientos y de improvisar ocurrencias, lo único que parece dominar bien.

En este envoltorio se agrupan aproximadamente 47 millones de euros procedentes de proyectos como EDUSI, ITI, GDR y Planes Turísticos de Grandes Ciudades, algunos concretados y otros aún en el aire. Vuelve la alcaldesa a decirnos, cómo hace un año con el Plan Estratégico 2020, que “no podemos dejar pasar esta oportunidad que permitirá definir el modelo de ciudad en el que queremos vivir en los próximos años”, que “daremos la voz a colectivos, asociaciones, entidades y particulares que quieran aportar sus ideas para este nuevo modelo de ciudad”.

Lo va a hacer con un foro que permita informar sobre los proyectos, contrastar opiniones, consensuar líneas de actuación y planificar las acciones relacionadas con las inversiones que se van a desarrollar. Dice la alcaldesa que su intención es que las mesas de trabajo se constituyan en el mes de diciembre para que en 2017 ya estén en funcionamiento. ¡En 2017!

¿Les suena esta canción? ¿Le seguirá importando dar respuesta a los interrogantes de qué ciudad quiere ser Jerez, a dónde quiere ir y cuáles son sus necesidades? La alcaldesa vuelve a correr una cortina de humo sobre una ciudad colapsada que necesita ser escuchada de forma urgente. Estos son los proyectos, vayamos por partes:

LA EDUSI

Las líneas fundamentales de Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (EDUSI) ya se aprobaron por el Pleno Municipal —el pasado 11 de enero— tras un proceso participativo obligatorio requerido por la Unión Europea. Participamos en las reuniones previas Ganemos Jerez y otros grupos políticos, y otros colectivos que lo hicieron de manera nimia en determinados puntos del proceso a la hora de perfilar las líneas y objetivos estratégicos prioritarios.

Tras la aprobación de la EDUSI, el Ayuntamiento está obligado a constituir un Consejo Consultivo, que debe estar funcionando mientras dure la iniciativa. Es decir, la alcaldesa intenta vender como iniciativa suya —la participación— algo a lo que está obligada por Europa. Contempla una cuantía total para la ciudad de Jerez de 18,7 millones de euros.

LA ITI

Las Iniciativa Territorial Integrada (ITI), que puso Ganemos Jerez encima de la mesa cuando Jerez se quedó fuera de la concesión de los primeros proyectos, está siendo definida por la Junta de Andalucía y los sectores económicos implicados. Ha sido Ganemos Jerez quien ha planteado, en la Diputación de Cádiz y en el Ayuntamiento, la necesidad de que participaran en su definición tanto los Ayuntamientos implicados como la ciudadanía, haciendo la Junta oídos sordos a esta cuestión. El Ayuntamiento anunció 20 millones (todavía no hay cantidad oficial confirmada) para cuatro proyectos que la misma alcaldesa ha recordado en su rueda de prensa de ayer: Centro Tecnológico del Motor, el Museo del Flamenco, el Centro de Emprendimiento y Recuperación del río Guadalete. ¿Sobre qué van a opinar y tener voz “los colectivos, asociaciones, entidades y particulares que quieran aportar sus ideas para este nuevo modelo de ciudad”? Si los proyectos ya están previamente decididos —uno de ellos por cierto puesto encima de la Mesa por Ganemos Jerez, a instancias de Ecologistas en Acción, la recuperación del Guadalete—, ¿qué margen de participación existe?

GDR

El Grupo de Desarrollo Rural (GDR), contempla una inversión para el término municipal de Jerez de 3 a 3,5 millones de euros. A finales del mes de septiembre finalizó su proceso participativo para la definición de la Estrategia de Desarrollo Local Campiña de Jerez 2014-2020, que fue presentada por la Consejería de Agricultura de la Junta y que la propia Delegada de Medio Rural, Carmen Collado calificó de “éxito”, dando las gracias a los participantes en la Mesa de Validación Global que tuvo lugar en el IFAPA, con la participación de más de 40 personas en representación de la población, agentes y empresas del medio rural, del tejido socioeconómico e institucional.

Este proceso participativo se inició en verano y ha aplicado la metodología LEADER, de arriba a abajo, “entendiendo que la población debe ser partícipe de la construcción de sus proyectos de futuro, con el apoyo metodológico de la FUECA de la Universidad de Cádiz “, a través de cuestionarios online, entrevistas personales a agentes clave, sesiones informativas, mesas de participación sectorial y comarcal, foros y espacios en redes sociales etc.

Si este trabajo de meses ya está hecho y de manera participativa, ¿lo desconoce la alcaldesa? ¿En qué materia y quiénes van a participar de nuevo ahora?

PLANES TURÍSTICOS DE GRANDES CIUDADES

El objetivo es la promoción y el fomento del turismo en la ciudad de Jerez para reforzar el papel de los destinos en la mejora de la calidad y de la competitividad de la oferta turística. La inversión que recibirá la ciudad de Jerez será de 5 millones de euros.

El pasado mes de septiembre la alcaldesa anunció que Jerez sería beneficiaria del reciente Decreto sobre Planes Turísticos de Grandes Ciudades. En él ya vienen bastante definidas las estrategias y medidas financiables, concretando que irán destinadas a nuevas infraestructuras sólo se puede dedicar “hasta el 30 por ciento de la cantidad que se le asigne a la ciudad, y al menos un 70 por ciento del presupuesto deberá dirigirse a los objetivos del incremento de la calidad, la mejora de los recursos existentes, la creación de nuevos productos, la sensibilización sobre esta actividad y el fortalecimiento de la competitividad del sector local.”

La alcaldesa avanzó en septiembre que Jerez iba a empezar ya a trabajar ya en la preparación de la documentación y en la convocatoria y, que para ello, va a contar con la participación del sector turístico jerezano “para que ellos sientan suyo este Plan, porque, en definitiva, el objetivo del plan debe ser también el objetivo de las empresas turísticas jerezanas” y que “convocaré la Mesa del Turismo en una semana.”

Ante tal grado de improvisación, de desconocimiento de lo que el propio Gobierno hace, ante la situación tan delicada que vive Jerez y el propio Ayuntamiento, la única propuesta de la alcaldesa es presentarse sola, en rueda de prensa, en la misma soledad en la que parece que se encuentra, para presentar un proceso de participación “Jerez 2022. Plan de Inversiones y Proyectos”, que no es más que un refrito de proyectos ya en marcha y convocatorias cerradas en algunos casos, donde la participación prácticamente brilla por su ausencia.

Jerez, ante la crisis institucional que mantiene la alcaldesa por su tozudez en mantener el sillón, no se merece balones fuera y operaciones de lavado de imagen, sino que todos estos proyectos e inversiones anunciadas lleguen a buen puerto, que los compromisos no se queden en promesas, que se cumplan y los ciudadanos lo veamos. Los sueños, sueños son y Jerez necesita despertar de este letargo y ser la ciudad que realmente merece ser.