“Raya en el esperpento que el PSOE de Jerez se ampare en la ‘Ley Mordaza'”

El Sindicato Independiente de la Policía contesta a la alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez

 Comunicado del SIP – 30 de Mayo de 2016 

Desde el S.I.P. – Jerez, queremos dar contestación a las manifestaciones vertidas en el día de ayer por la Alcaldesa de Jerez, Sra. Mamen Sánchez, a los medios locales de comunicación, a propósito de las peticiones realizadas por este Sindicato para realizar manifestaciones, autorizadas posteriormente por la Subdelegación del Gobierno de Cádiz.

manifestación trabajadores municipales 2

No nos causa ya sorpresa alguna la actitud de la Alcaldesa en este sentido, ya que era de prever que se opusiera a que cualquier colectivo crítico con sus tomas de decisiones, en este caso el de la plantilla municipal ante las salvajes medidas de recortes que desde el Gobierno Municipal se desea acometer, intentando evitar que ésta pueda ejercer su derecho a movilizarse por ello.

Lo que si raya en el esperpento más absoluto es que, precisamente ese partido político obrero que se rasgase las vestiduras cuando se aprobara la polémica “Ley Mordaza”, ahora pretenda hacer un uso radical de la misma, precisamente contra un amplio colectivo obrero de trabajadores municipales.

No obstante, cabría recordarle a esta señora, por si no estuviera bien “asesorada”, que la Autoridad Gubernativa tiene el deber de proteger el ejercicio del derecho a manifestarse frente a quienes traten de impedirlo, perturbarlo o menoscabarlo; y que las reuniones y manifestaciones, de acuerdo con nuestra Constitución y la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, que desarrolla el derecho, no están sujetas “al régimen de previa autorización” (artículo 3 de la Ley) aunque “la celebración de reuniones en lugares de tránsito público y de manifestaciones deberán ser comunicadas por escrito a la autoridad gubernativa correspondiente por los organizadores o promotores de aquéllas, con una antelación de diez días naturales, como mínimo y treinta como máximo” (artículo 8.1 de la Ley).

Para que los poderes públicos puedan incidir en el derecho de reunión, restringiéndolo, modificando las circunstancias de su ejercicio, o prohibiéndolo, es preciso que existan razones fundadas, lo que implica una exigencia de motivación de la resolución correspondiente en la que se aporten las razones que han llevado a la autoridad gubernativa a concluir que el ejercicio del derecho fundamental de reunión producirá una alteración del orden público o la desproporcionada perturbación de otros bienes o derechos protegidos por nuestra Constitución. Pero para ello no basta con que existan dudas sobre si el derecho de reunión pudiera producir efectos negativos, debiendo presidir toda actuación limitativa del mismo el principio o criterio de favorecimiento del derecho de reunión…” (STC 96/2010, de 5 de noviembre). La celebración de concentraciones de manera habitual, si las mismas son notificadas y discurren sin actos de violencia, implica el uso del espacio urbano como un ámbito de participación y su reiteración, por sí misma, no es motivo suficiente para su prohibición y/o disolución en tanto no se impida el acceso a determinadas zonas o barrios de la ciudad.

MONTESQUIEU: “NO EXISTE TIRANÍA PEOR QUE LA EJERCIDA A LA SOMBRA DE LAS LEYES, Y CON APARIENCIAS DE JUSTICIA”.

Aclarada las cuestiones anteriores según lo dispuesto en la vigente legislación, nos gustaría decirle a la Sra. Alcaldesa, que no debe sorprenderse tanto por el hecho de que se haya comunicado a la Subdelegación del Gobierno de Cádiz la intención de ejercer “nuestro derecho” para realizar futuras movilizaciones en los días venideros, ya que éstas serán realizadas en función del respeto que el Gobierno Municipal demuestre a este Sindicato, así como hacia los trabajadores que representa; hecho éste que no se ha producido a día de hoy.

Acciones tales como que todo el Plan de Ajuste “fuese elaborado a espaldas del SIP”, se convocasen “cara  la galería” cinco escasas reuniones a la una de la tarde para negociarlo “se nos ocultara en todo momento la documentación del mismo”, “se hiciera uso de las más ruines estratagemas para impedir que las propuestas del SIP fueran ni tan siquiera expuestas”, y todo ello con una “escasa semana para su aprobación definitiva en el pleno”; han obligado que echemos mano de las movilizaciones para poder “defender nuestros derechos”, y que tanto parece incomodarles ahora.

Ya por último, nos gustaría dejar constancia de nuestro deseo de, como ya la Sra. Alcaldesa citara en los medios, “llevar propuestas, debatirlas y llegar a un acuerdo”, por lo que le pediríamos que haga un esfuerzo, y se siente con todos los Sindicatos para llevar a cabo estas acciones, con absoluta “predisposición al diálogo, transparencia y proporcionalidad”, lo cual de seguro ayudaría a solucionar la situación enquistada existente a día de hoy.