Carlos Baute visita Jerez

El cantante venezolano se ha alojado en el Hotel H2 Jerez sorprendiéndose de estar en pleno estadio Chapín

Carlos Baute visitó Jerez el pasado 18 de junio, alojándose en el Hotel H2 ubicado en el mismo estadio Chapín.

El cantante, en un vídeo colgado en su perfil personal de facebook, se mostró sorprendido de las vistas interiores del hotel, llegando a bromear con bajar a las pistas de atletismo para hacer algo de deporte.

Baute se encontraba en Jerez de paso puesto que era el invitado especial a la Inauguración de laTerraza-Lounge del conocido local “Pirata Conil”.

CarlosBautePirataConilCadiz18junio2016Tillate86

Su cariño hacia Andalucía es evidente y así lo expresó en su facebook: “Saludos desde Jerez de la Frontera, Te quiero #‎Andalucía“.

En dicho evento, en el que hubo venta y sorteo de entradas para su acceso, el cantante se fotografió con los fans, haciendo de la inauguración el evento de la semana en Conil.

Carlos Baute que nació en Caracas, Venezuela, el 8 de marzo de 1974, tiene raíces españolas por parte de su padre y abuelos paternos, y siempre se ha mostrado muy cercano a España.

Desde joven expresó gusto no sólo por la música sino por las artes en general, gustándole la actuación, el canto y el componer canciones.

El cantante Carlos Baute y su mujer Astrid Klisans estuvieron ayer miércoles de enhorabuena, ya que se cumplieron cuatro años desde que la pareja se convirtiera en marido y mujer con una multitudinaria boda que tuvo lugar en el Monasterio de San Lorenzo del Escorial (Madrid). Y para conmemorar tan señalada fecha, los dos enamorados no han dudado en expresar su emoción ante todos los seguidores de sus respectivas cuentas de Instagram al tiempo que se deshacían en elogios el uno hacia el otro.

Baute instagram

“Gracias por hacerme tan feliz y tan pleno, amor mío. Gracias por darme tanto. Feliz aniversario, Astrid”, le dirigió el artista venezolano por medio de un mensaje que incluía una de las tiernas estampas que poblaron el álbum de recuerdos posterior a su mágico enlace. “Cuatro años han pasado ya desde aquel día en el que mi sueño se hizo realidad. Te amo con todo mi corazón, por y para siempre”, escribió Astrid por su parte al publicar la misma imagen.

Pero más allá de los inolvidables recuerdos que atesoran del día en el que sellaron su estrecha unión en el altar, el matrimonio tiene a día de hoy un motivo aún más importante para exhibir constantemente su sonrisa: la inminente llegada al mundo del primer hijo que tanto tiempo llevaban buscando. Sumida ya en la recta final de su embarazo, Astrid no ha dejado de compartir públicamente varias de las anécdotas relativas a los preparativos de su primera experiencia maternal.