La FEEM se queja a Rajoy por querer que los gastos estén controlados

Piden que que las entidades menores puedan continuar con el actual sistema

Manifestación de la FEEM en una imagen de archivo
Manifestación de la FEEM en una imagen de archivo

La Federación Española de Entidades Locales Menores (FEEM) se ha dirigido por carta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para alertarle sobre los “perjuicios” que tendrá para las entidades locales la obligatoriedad de cumplir con la figura del tesorero a partir del próximo año. Piden que las entidades menores puedan continuar con el sistema actual en el cual no existe tesorero que controle los presupuestos de las ELAS.

En su carta, el presidente de la Federación, Antonio Martín Cabanillas, explica a Rajoy que “un año y medio después de la entrada en vigor de la Reforma Local, una ley que puso en pie de guerra a alcaldes de todos los colores políticos, el nuevo reparto competencial de las administraciones locales sigue siendo un quebradero de cabeza para los ayuntamientos y las Entidades Locales Menores”.

En este sentido, les recuerda que apenas quedan dos meses para que cada entidad local cuente con un puesto de tesorero (con las funciones de custodiar los fondos, valores y efectos y realizar cobros y pagos) y que esa nueva norma va a suponer “un severo perjuicio” para las más pequeñas entidades locales, en las que habitualmente parte de esa función la ocupa un vocal, incluso sin asignación por ello.

Desde FEEM explican a Rajoy que, según la última modificación promovida por el Gobierno Central, tal puesto debe ser ocupado por un habilitado nacional; “una exigencia que deja fuera de juego a los concejales  y vocales que hasta ahora según la ley 7/85  solían desarrollar este tipo de tareas en los pequeños y medianos ayuntamientos,  y en las Entidades Locales Menores en muchos casos sin cobrar por ello”.

En la actualidad, en la mayoría de entidades locales de menos de 5.000 habitantes, los pagos son asumidos por un vocal o concejal y la recaudación se delega en las diputaciones provinciales; algo que ya no podrá realizarse a partir del año que viene. “A pesar de que existe un plazo de acomodo, hasta diciembre de 2016, en España se plantea un serio problema ya que el coste de soportar una plaza de esas características corre el riesgo de terminar de asfixiar económicamente a más de 3000 entidades locales, el 80% de todas ellas, que cuentan con menos de 5.000 habitantes, que cuentan con un presupuesto cada vez más justo para mantener los servicios que prestan”, explica el presidente de FEEM.

Según las estimaciones que maneja la propia Federación, “a cada entidad local, de manera única o mancomunada, la creación de esta plaza podría suponerle un desembolso anual de entre 8.000  y 10.000 euros anuales; un gasto extra total de más de 105 millones de euros. La FEEM tiene claro que la nueva figura de tesorero es una “vuelta de tuerca del Gobierno de la Nación y de Montoro a la reforma local y una agresión a la autonomía local que acarreará un mayor gasto a los ayuntamientos y las Entidades locales Menores”.

“No tiene sentido”, aseguran desde FEEM, “que llevemos 40 años de democracia sin que se haya resuelto en su totalidad la prestación de este servicio a las 3735 entidades locales y que muchas de ellas se encuentren en situación de inseguridad jurídica”.