Los niños deben llevarse al dentista con su primer diente

Entrevista a la Doctora Laura Bobillo Cinta, Odontopediatra en Clínica Saludent Jerez

Laura Bobillo Cinta - Saludent¿Cuándo se debe llevar a un niño por primera vez al dentista?

Cada vez son más los padres que me  lo preguntan y mi respuesta es siempre la misma: “¡cuando erupcione el primer diente!”. La gran mayoría se asombra pero realmente es la única forma de impedir la gran temida caries.

Es importante no sólo acudir al dentista, sino que ese dentista debe ser especialista en niños, lo que se denomina odontopediatra. En esa primera visita podemos enseñar a los papás la forma correcta de cepillarles los dientes (¡sí! hay que cepillarles, incluso cuando son bebés), qué alimentos debemos evitar y, algo muy importante, evitar que los papás puedan transmitir sus bacterias patógenas al bebé. Por lo que no solo debe cuidarse el bebé, sino también los papás.

¿Qué debemos hacer si ya le hemos visto una caries al niño?

Si hemos llegado tarde y ya se ha producido la caries en algún diente deben acudir cuanto antes para evitar que pueda llegar a doler o afectar a los dientes cercanos. Y, lo más importante, seguir las recomendaciones de higiene para evitar futuras caries.

A pesar de lo que pueden pensar muchos, las caries en los dientes de leche hay que tratarlas, y ¡cuanto antes! No sólo porque les puede doler y provocar infecciones sino porque pueden causar daños en los futuros dientes definitivos, deformarlos o incluso dificultar su erupción. Tenemos que entender que la caries no deja de ser una infección y como tal, si no se trata, cada vez irá avanzando más y más con todas las consecuencias que eso conlleva.

Además de las caries, ¿qué otro problema pueden tener los niños en la boca?

Otra anomalía ante la que debemos estar atentos en la boca de los niños es la posición de dientes y huesos. Muchos hábitos prolongados en el tiempo como puede ser el chupete, la succión del dedo, morderse el labio, etc pueden provocar deformaciones en los huesos que debe ser corregida cuanto antes para evitar futuros problemas. En otras ocasiones pueden aparecer estos problemas sin necesidad de haber hábitos previos por lo que es de suma importancia que visiten al odontopediatra para que lo valore.

La corrección de estos problemas no es siempre con aparatos de uso “las 24 horas” sino que existen aparatos de uso nocturno, a ciertas horas del día o incluso con la colocación de “composites” en algunos casos podemos corregir en muy pocos meses el problema. Debemos tener en cuenta que cuanto antes se detecte la malposición de los dientes, o del hueso, se podrá corregir de una forma mucho más fácil y lo más importante: en mucho menos tiempo.