Sobre el gasto social en Jerez

Tribuna libre de Ángel Cardiel, Concejal de Ganemos Jerez y miembro del Consejo Ciudadano de Podemos Jerez

La semana pasada el Partido Popular acusó en rueda de prensa al Gobierno de haber recortado un 41% del gasto social en el Ayuntamiento de Jerez, declarando cómplices a Ganemos Jerez e Izquierda Unida, a los que nos acusó de actuar buscando únicamente un sillón.

Al fondo, el lider de Ganemos Jerez, Santiago Sánchez. MIRA Jerez
En primera línea Ángel Cardiel, al fondo el líder de Ganemos Jerez, Santiago Sánchez. MIRA Jerez

Bien es cierto que la ciudad sigue teniendo enormes carencias en unos servicios sociales a todas luces insuficientes, incluso con la entrada en el Gobierno del PSOE —que dice haber incrementado el gasto en un 5%—. Hoy seguimos viendo colas interminables de gente reclamando auxilio en una ciudad sumida en situación de permanente bancarrota, consecuencias de las políticas corruptas y mafiosas que se han llevado a cabo durante años.

Pero parece que los populares olvidan que fue su partido el que desmanteló gran parte de los Servicios Sociales del Ayuntamiento, dejándolos muy mermados, el que acabó con la Delegación de Igualdad y Salud, el que prácticamente cerró las bibliotecas de los barrios y terminó con cualquier iniciativa cultural, suprimiendo el 6 Grupo 6, el concurso de Expresión Joven y la Feria del Libro Infantil, dejando un páramo cultural a su paso. Fue el Partido Popular el que malvendió el agua pública por 80 millones de euros que ya se evaporaron, el que acumuló un retraso de hasta dos años en las ayudas para el pago del agua o el que dejó a los comedores sociales en completo desborde.

Como contrapartida, Ganemos Jerez, desde la oposición, ha intentado influir al máximo para que no se toque el gasto social y optimizarlo. Es una prioridad con mayúsculas. Ha elaborado un proyecto de Presupuestos del 2016 cuyo eje vertebral es claro, no, cristalino: acudir al rescate de la gente. En el primer punto destaca: “ni un solo recorte en el gasto social (vivienda, emergencia social, aumento de recursos, accesibilidad)”. Ganemos pretende con su propuesta dejar su sello social en los Presupuestos, pues vemos al PSOE más preocupado por salvar los muebles de su partido que en sacar a Andalucía y a Jerez de la situación de subalternidad profunda en la que se encuentra. Del Partido Popular, en materia presupuestaria, a día de hoy, no conoce la gente ninguna propuesta para Jerez. Cero. Nada. Quizás debieran dar menos ruedas de prensa y trabajar con más ahínco en propuestas para Jerez.

Ganemos se está estrujando el cerebro para, con el justísimo margen de maniobra que permite un Ayuntamiento endeudado y corrupto hasta la extenuación como es el de Jerez, buscar soluciones a las emergencias básicas de nuestros vecinos y vecinas. Se puede entender, dentro del juego político, que el Partido Popular intente desviar su cuota de responsabilidad atacando al resto de grupos municipales, lo que resulta inmasticable es que intente dar lecciones precisamente en materia social, el ámbito más abandonado por las políticas privatizadoras y de recortes que ha aplicado durante la última legislatura.

También olvida el Partido Popular en Jerez, quizás intencionadamente, las políticas nacionales que ha promovido su partido y su presidente, Mariano Rajoy, basadas en gran parte en el recorte social para, supuestamente, cumplir con el déficit —algo que no consiguió ningún año de su legislatura—. Refresquemos nuestras memorias: por decisión del Gobierno Central se recortaron 2.000 millones de las ayudas a la dependencia, se eliminaron los beneficios fiscales por el alquiler de la vivienda habitual, también la ayuda para dispensar pañales gratuitos a personas discapacitadas menores de 21 años, se recortó en un 70% las ayudas a cooperación, se subió las tasas judiciales, se suprimieron las bonificaciones a la contratación de mayores de 45 años, se mercantilizó y encareció la educación pública con la infame LOMCE, se suprimió el Fondo de Acogida y Atención a las Personas Inmigrantes, la atención especial a niños y niñas con autismo, se redujo un 15% las prestaciones para los familiares que cuidan de personas dependientes y se eliminaron los 400 euros con los que se ayudaba a jóvenes en paro que vivían con sus padres, el indispensable Plan Prepara.

Suma y sigue: en Sanidad 456 medicamentos fueron retirados de la financiación pública. Hubo un recorte de más de un 40% a las enfermeras jubiladas, se implementó un repago en vacunas, en medicamentos comunes y en fármacos para el cambio de sexo, y creció la lista de espera en los hospitales. Según la Asociación del Defensor del Paciente, hasta 800 muertes fueron causa-efecto de los recortes. No queda ahí la cosa; también los centros de día de mayores descendieron sustanciosamente y para rematar, sufrimos una subida del IVA en productos y servicios que creemos necesarios.

Mientras todo esto sucedía y la gente llegaba a final de mes con el agua al cuello, el Gobierno Central inyectó dinero público en varias entidades bancarias y financieras en lo que extraoficialmente fue un rescate del país por parte de la UE, un rescate que seguiremos pagando durante una larga, larguísima temporada.  Se lo debemos al PP y al PSOE, que en situaciones de emergencia social no han dudado ni un segundo en ponerse del mismo lado; del lado de los poderosos y de espaldas a la gente.

Es más que probable que el Partido Popular haya diseñado y esté llevando a cabo una estrategia del “borrón y cuenta nueva”, intentando que la opinión pública olvide los tijeretazos de Rajoy y, ya de paso, los casos de corrupción. Esto también ocurre en Jerez con la señora Pelayo. Pero a nosotros no se nos olvida a cuántas familias ha dejado al límite por abandonar precisamente eso, el gasto social, situándolas en la precariedad y al borde de la exclusión social. No pueden dar lecciones en una materia quienes llevan décadas suspendiéndola.