“Llore por un huevo, lo que no es capaz de proteger con dos”

SIP: “Lo importante es vestir de ‘encapuchados’ a un grupo de personas que se manifestaban pacíficamente”

 Tribuna libre del Sindicato Independiente de la Policía Local 

En la última semana, hemos visto por las redes sociales titulares lacrimosos por parte del desgobierno municipal, relacionados con un huevo.

Un huevo que, proveniente de algún frente desconocido y tras colisionar de forma catastrófica contra el tronco de una palmera (provocando el desplome y muerte de la misma), derramó su rico interior en la pechera de un delegado municipal con nombre y planta de mueble, y responsable, por ponerle un adjetivo, del Área de Seguridad.  Lástima de proteínas.

A raíz de tan violento lanzamiento, presumimos que el receptor de la tortilla no ha podido conciliar bien el sueño, suponemos que soñando con claras de huevos, y ha encargado a todos sus adláteres que carguen tintas, falseando en proporción, la autoría y cantidad del hecho, y por supuesto, ha eliminado el amarillo de su fondo de armario, no sabemos si por recuerdo a la yema o por alusión a las camisetas amarillas del SIP presentes en el escenario de tan horrendo crimen.

Lo que NO dice NI dirá el Sr. Camas, Delegado del Área de Seguridad y por ende, responsable de la Policía Local de Jerez, es que si se hubiera preocupado de sus Agentes, podría haber utilizado ese día un chaleco antibalas que le protegiera su elegante traje de chaqueta.

Tampoco ha dicho el Sr. Camas que hace unos días, tres agentes de SU Policía se enfrentaron a pecho descubierto a un atracador que portaba un arma de fuego; y no lo dirá, porque el Gobierno Municipal de SU partido, el PSOE, cuyas siglas le importan más que las personas a su cargo, se ocupó de desviar los más de 150.000 euros que en Julio de 2.015 se hallaban consignados para comprar esa importante prenda de protección, que al día de la fecha, nadie ha sabido explicar donde ha ido a parar esa partida económica.

Eso no es importante por supuesto. Lo importante es vestir de “encapuchados” a un grupo de personas que se manifestaban pacíficamente cuando de algún lugar desconocido le regalaron un revuelto crudo. Lo importante es señalar siglas porque no tiene ni idea de por dónde le llegan los golpes. Lo importante es autodenominarse víctima de algo tan dramático para muchos Cuerpos de Seguridad como es el terrorismo, jugando con sinónimos envueltos en sangre, porque ha recibido el salpicón de un huevo.

Llore Paco, llore, pero no por ese huevo. Llore por los casi 600 que no es usted capaz de proteger.