La alcaldesa, María José García-Pelayo, acompañada del primer teniente de alcalde, Antonio Saldaña y del delegado de Impulso Económico, Francisco Cáliz, ha visitado la Cooperativa Vinícola Nuestra Señora de las Angustias (Ctra. N-IV, Km 638), cuyo objeto social es la elaboración de vinos, a partir de la cosecha de uva de 195 socios activos que cultivan 995 hectáreas de viñedo de la variedad Palomino Fino.

La alcaldesa mantuvo el pasado mes de marzo una reunión con la nueva directiva de la Cooperativa Nuestra Señora de las Angustias, que preside Salvador Espinosa, a la que recibió con motivo de su presentación oficial, recepción que ahora responde con una vista a las instalaciones bodegueras. 

Durante la visita, la alcaldesa ha recorrido las instalaciones de la cooperativa, que cuenta con una bodega de crianza con capacidad para 5.800 botas de vino, distribuidas en soleras de fino, amontillado y oloroso, una bodega de fermentación con capacidad de 13.400.000 litros, en dos naves, una nave de elaboración donde se encuentran las prensas  de la uva y una nave almacén. La pasada vendimia se molturaron en estas instalaciones 11.044.000 kilos de uva. García-Pelayo también ha conocido el despacho de vinos de la cooperativa y se ha interesado por el punto en el que se encuentran los proyectos de futuro de la sociedad. Antes de finalizar la visita, la alcaldesa ha firmado en una bota de la bodega de crianza. La Cooperativa Nuestra Señora de las Angustias se constituyó en 1967, fruto de la inquietud de un grupo de viticultores que apostaron por la transformación y la comercialización de sus propios productos.

Actualmente trabajan en ella 15 empleados y dos alumnos de formación en prácticas.