El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha pedido hoy el ‘no’ en el referéndum que se celebrará el próximo domingo, pero ha recalcado que esta opción no implica la salida de Grecia de la eurozona, cuya permanencia su Gobierno no cuestiona, pues sigue dispuesto a negociar con los acreedores, algo que los demás líderes europeos no tienen tan claro, como el primer ministro francés, quien afirma tajante que la victoria del no en el referéndum es decir no a Europa y por tanto la salida de la eurozona.

En un mensaje televisado, poco antes de que empezara el Eurogrupo que ha acabado sin una decisión, Tsipras ha recalcado que Atenas tiene la “firme” intención de llegar a un acuerdo “en términos de sostenibilidad y con perspectiva de futuro” para la economía.

El ministro griego de Finanzas, Yanis Varoufakis, ha declarado que el Gobierno heleno se plantea dimitir en caso de una victoria del sí en el referéndum del domingo.

“Podríamos dimitir, pero lo haremos con un espíritu de cooperación con aquellos a quienes daremos el relevo”, ha declarado el ministro a una radio australiana.

“Creemos que el veredicto de la gente debe ser respetado”, pero “nada está acabado” y las negociaciones se reanudará después del referéndum, ha añadido.