Gran semana de Padilla, Marín y Pérez Mota

Los dos toreros nacidos en Jerez abrieron puertas grandes

Repasaremos primero la semana de Juan José Padilla. En Almadén (Ciudad Real) el 23 de julio actuó, con lleno en los tendidos, el matador jerezano ante toros de Guadalest, bonitos pero deslucidos. A su primero, brusco y manso, lo recibió con una larga cambiada; en la faena tiró de repertorio en los terrenos el toro para cortarle una oreja.

1

Su segundo, con tranco, le sirvió para desquitarse; el jerezano lo exprimió por ambos pitones en una faena jaleada por la grada y premiada con dos orejas. Sus compañeros fueron Manuel Díaz “El Cordobés”, que cosechó palmas y ovación, y el novillero Javier Moreno “Lagartijo”, que logró dos orejas y oreja. Padilla y Lagartijo salieron a hombros de la histórica plaza hexagonal.

En Tudela (Navarra), el 25 de julio, con motivo de las fiestas de Santiago y Santa Ana se celebró una corrida con toros de Las Monjas, donde intervino Juan José Padilla, que fue aclamado sobre todo en banderillas y especialmente cuando las dejó al violín. A su primero le realizó una faena con la diestra, terminada con manoletinas y desplantes de rodillas; mató de una casi entera tendida y un descabello, logrando una oreja. A su segundo, inválido, lo mimó a media altura hasta que se derrumbó para no levantarse; se llevó una ovación. También actuaron el rejoneador Roberto Armendáriz, que logró silencio y dos orejas, y Juan Bautista, que se llevó dos orejas y ovación.

2

El 28 de julio, en la capital isleña Palma de Mallorca, siendo el primer festejo de la temporada, estaba anunciado Juan José Padilla, con ganado de Hermanos García Jiménez. A su primero lo recibió con una larga cambiada y una buena tanda de verónicas; mató de estocada y descabello, que le valieron una oreja. En el segundo, volvió a ejecutar una buena faena; mató de una estocada y consiguió otra oreja con petición de segunda. Le acompañaron Rivera Ordóñez, que se llevó pitos y ovación con saludos, y  “El Fandi”, que cortó oreja y oreja. Padilla y El Fandi salieron a hombros.

3

Hablemos ahora del torero jerezano-oliventino. El 25 de julio en la plaza de toros de Cuatro Caminos, Santander, siendo la segunda de la Feria de Santiago, se celebró una corrida de toros, con casi lleno. Allí toreó el jerezano de nacimiento Ginés Marín, anunciado con ganado de Núñez del Cuvillo. A su primero, jabonero, le dio un recibo alegre, con tres verónicas de rodillas, otras de pie y dos chicuelinas con una media que conectaron rápidamente con el tendido; en el quite hubo por la espalda cuatro saltilleras de espanto; se echó también de rodillas para iniciar faena, derrochando valor y dejando una arrucina increíble; se arrimó de verdad al toro, que le hincó incluso el pitón en la taleguilla; al natural estuvo importante, acabando por manoletinas; pinchazo y estoconazo dieron paso a una oreja.

4

En su segundo, con el capote lo más destacado fue el quite por chicuelinas con media de gusto; en la faena dio un golpe de efecto al comienzo por el lado derecho; entregado, le buscó las vueltas al animal, suelto por momentos, y buscó el aplauso del sol, para torear de verdad al animal en el epílogo; tras las bernadinas, una buena estocada ayudó a cortar las dos oreja. Por su parte, Morante de la Puebla cosechó pitos y silencio y Alejandro Talavante, ovación y oreja.

5

Finalizamos con Manuel Jesús Pérez Mota. El 31 de julio se celebró en Azpeitia (Guipúzcoa) la segunda corrida de la Feria de San Ignacio e intervino el torero de El Bosque, con toros de Hijos de Celestino Cuadri, bien presentados y variados de comportamiento pero encastados en general. En su primero, exigente, hizo un esfuerzo y, con tesón, extrajo muletazos a base de tirar del animal con mando; falló con la espada y con el descabello, terminando en silencio tras aviso. En su segundo, encastado, logró idéntico balance y, con esfuerzo,  extrajo, de uno en uno, muletazos de buena factura pero volvió a estar desafortunado con el acero y tuvo otro silencio; en este toro su hermano Juan Contreras se desmonteró Juan Contreras tras parear. Por su parte, Paulita recogió oreja y oreja y Sergio Serrano, saludos y silencio. Al terminar el paseíllo el público había obligado a saludar a los tres toreros en reconocimiento a su meritoria actuación del año pasado.