El Patrimonio de una ciudad se compone de diferentes ámbitos: urbanístico tanto eclesial, civil o militar; el cultural en todas sus dimensiones; el gastronómico y el fluvial, por ello hoy desde IPJ nos centramos y  pedimos la recuperación para uso y disfrute de  la fuente de la Canaleja, hoy, enterrada en el olvido entre cañas, zarzas, y jaramagos.

La fuente de la Canaleja antaño deseada por sus aguas frescas y puras y ahora olvidada y sentenciada a su defunción si nadie lo remedia como ha ocurrido con muchas de las fuentes que existía antaño en nuestra ciudad y que hoy desgraciadamente se han perdido.

Iniciativa Progresista Jerezana queremos reseñar  la importancia que dicha fuente tenía para la ciudad y queda constancia en el estudio que realizo el ingeniero Ángel Mayo en 1861 para dotar a la ciudad de Jerez de agua y que en eltomo 3º de los Anales de Obras Públicas publicado en  1877 deja constancia diciendo de ella: Que si su caudal correspondiese a la buena calidad de sus aguas merecería un estudio especial. Los jerezanos y jerezanas hemos estado disfrutando de dicha fuente  hasta bien entrado los años 90 y era lugar de peregrinación habitual en los años de sequía y corte de suministro de agua que tuvimos en dichos años, aunque ya se denotaba el abandono que sufría y cada vez era más difícil acceder a ella por el crecimiento de zarzas, cañas y jaramagos, por el nulo mantenimiento por parte municipal y que hoy la oculta a la infinidad de ciudadanos que diariamente pasean por la avenida de Juan Carlos I, popularmente conocida por avenida de colesterol, sin ni siquiera saber de su existencia aún  pasando a escasos cien metros del lugar donde se encuentra.

Antonio Conde Coordinador General,tras realizar visitas a algunas  fuentes de la ciudad, hemos constatado que la mayoría de ellas se encuentran en un lamentable estado de conservación, aunque con un caudal importante como es la de la canaleja, por ello instamos a la señora alcaldesa a la recuperación de dicha fuente de la Canaleja  para uso y disfrute de los ciudadanos/as, sobre todo, para los cientos de ellos que pasean diariamente por la popular avenida, al igual que un estudio del estado en que se encuentran todas las fuentes y manantiales existentes en la ciudad y una hoja de ruta para la recuperación de todas ellas, pues dichas fuentes y manantiales también es patrimonio de la ciudad y como tal, tenemos la obligación de velar y cuidar de ellos/as para que las generaciones venideras también puedan disfrutar de ellas como lo hemos hecho nosotros y queremos seguir haciendo.