Tribuna Libre de Rocío Montero, miembro del Foro Ciudadano

En el sur estamos acostumbrados a días y días de insufrible calor durante el verano, pero éste que ahora encara su final ha sido de lo más fresquito. Salvo los últimos días, donde los termómetros han comenzado a elevarse y creo que ese precisamente pueda haber sido el motivo por el cual nuestra máxima representante municipal ha hecho uso de una expresión tan ridícula y absurda como fuera totalmente de lugar para referirse a quienes critican que las cosas se hagan de una manera en lugar de otras, probablemente más razonadas y sensatas. Me encantaría analizar junto a nuestra alcaldesa, María José García-Pelayo, su expresión “no tener corazón” en relación con discrepar de su curiosa y siempre polémica forma de hacer las cosas, en este caso el cambio de escenario de la Fiesta de la Bulería.

De “corazón” le digo señora alcaldesa, ¿sabe usted lo que es “no tener corazón”? Durante los últimos más de 3 años, concretamente desde el 11 de junio de 2011, día en el que fue proclamada alcaldesa, esta ciudad ha vivido mil y un ejemplos de lo que es que un político no tenga corazón y usted ha sido la protagonista de todos ellos:

  • Tener 34.000 desempleados y desempleadas y no aprobar un presupuesto que contiene una partida presupuestaria de más de un millón de euros para generar empleo es: NO TENER CORAZÓN.
  • Tener una ciudad con unos índices de pobreza extremos y unos 20.000 jerezanos en situación de pobreza severa y no hacer nada, solo maquillar y vender humo es: NO TENER CORAZÓN.
  • Poner en la calle a 260 padres y madres de familia y condenarlos a un futuro incierto con un ERE absolutamente arbitrario es: NO TENER CORAZÓN.
  • El trato que se le dio por parte de este gobierno municipal al colectivo de trabajadoras del servicio de Ayuda a Domicilio al acampar en la puerta del Ayuntamiento y en sus múltiples reivindicaciones por su salario es: NO TENER CORAZÓN.
  • Amenazar constantemente con el cierre de la radio TV local pública haciendo sufrir durante meses a decenas de familias es: NO TENER CORAZÓN.
  • Privatizar el agua de todos los jerezanos para que paguemos más es: NO TENER CORAZÓN.
  • Que cientos de niños y niñas vayan al colegio sin desayunar y no hacer nada para evitarlo es: NO TENER CORAZÓN.
  • Permitir una huelga de basura en nuestra ciudad de 21 días que causó numerosos daños personales y materiales es: NO TENER CORAZÓN.
  • Que las instalaciones deportivas de la ciudad se encuentren en lamentables condiciones y nuestros jóvenes no puedan hacer uso de ellas es: NO TENER CORAZÓN.
  • Que nuestros niños y niñas hayan ido al cole a aulas sin limpiar durante semanas, por no resolver un conflicto con los trabajadores del servicio de limpieza es: NO TENER CORAZÓN.
  • Que cientos de familias jerezanas no tengan un techo para sus hijos y no lo solucione es: NO TENER CORAZÓN.
  • Que desde Cáritas no se tenga capacidad para atender a todos los que la necesitan y no darle el apoyo político que demandan es: NO TENER CORAZÓN.

Se me acaba el espacio para esta tribuna aunque por desgracia no los ejemplos que esta ciudad ha vivido con este gobierno local reaccionario e injusto. Así que, humildemente le pido, señora alcaldesa, que no dé lecciones de moralidad a los jerezanos y jerezanas apelando a expresiones que nada tienen que ver con la realidad que estamos viviendo y que están muy lejos de acercarse al hecho de tener o no corazón. Quiero pensar que usted lo ha dicho sin pensar, que ha sido una calentura fruto de la repentina subida de las temperaturas casi al final del verano. Y quiero pensar que usted es consciente de que lo que los jerezanos y jerezanas necesitan no son fiestas gratuitas, sino trabajo para poder pagar sus facturas, su comida y los libros del colegio de sus hijos. Póngase en su lugar. Tenga corazón… por una vez.