Juan José Padilla: inicio triunfal de la campaña americana

En las plazas mejicanas de Puebla y Mérida

El torero jerezano Juan José Padilla ha iniciado triunfalmente su campaña americana 2015-2016. Ha cortado trofeos en sus dos primeros festejos, ambos organizados por la empresa Tauroarte. Las plazas han sido las mejicanas de Puebla y Mérida.

20El 30 de octubre Padilla actuó en el festejo nocturno que celebraba el vigesimoséptimo aniversario de la Plaza “El Relicario” de Puebla, ante toros de Medina Ibarra, los cuales al final resultaron, todos, de juego pobre. En su primero, bonito, tras saludo por verónicas y tercio suelto de varas, el jerezano banderilleó a gusto de la afición. La faena, brindada al público, no pudo pasar de tesonera y voluntariosa, ante un manso peligroso y falto de fuerzas. La estocada tendida y seguida de cuatro descabellos sólo permitió el premio de palmas.

A su segundo, justo de morfología, Juan José lo recibió con dos largas cambiadas de rodillas y luego lo llevó tres veces al caballo. Tras ser ovacionado en banderillas, comenzó la faena de rodillas y la continuó con buenos derechazos, rematados con desplante; con la zurda el toro protestaba y ahí el remate fue por molinetes arrodillados. Un pinchazo hondo y una estocada dieron paso a la entrega de una oreja. Los otros componentes del cartel, atractivo sobre el papel, fueron Arturo Saldívar, que oyó pitos, y Sergio Flores, que escuchó una ovación.

14El 1 de noviembre Juan José Padilla se anunció en la Plaza Monumental de Mérida, que ofrecía la primera corrida de su temporada y en donde se soltaron siete toros de José Julián Llaguno, bien presentados, incluido el de regalo. En su primero, que resultó una alimaña, Padilla pudo mostrar poco, salvo su voluntad de agradar a un público a él entregado desde el primer momento del paseíllo, pero todo quedó en silencio.

En su segundo, toro con movilidad, Juan recibió por verónicas de rodillas y chicuelinas. Tras el caballo, ofreció un quite con nuevas chicuelinas y navarras y luego un tercio de banderillas espectacular rematado al violín. La faena, emotiva, fue corta pero adornada con molinetes, trincheras y desplantes. Con una estocada efectiva, el público, volcado, pidió por la completa labor las dos rejas que le permitieron salir a hombros. Los compañeros de cartel fueron Francisco Pizarro, que ganó ovación, vuelta y ovación en el de regalo, y el local Michelito Lagravere (el matador más joven en doctorarse de la historia), que escuchó división y silencio.

Después de este triunfal inicio de temporada americana, Juan José tiene a la vista próximas actuaciones en el Nuevo Mundo, empezando por Mexicali, donde estará el 7 de noviembre, y siguiendo por Teocaltiche, donde estará el 11, para pasar luego a la ciudad ecuatoriana de Riobamba, donde actuará el 22 del mismo mes.