Carta del secretario general del PP de Cádiz, Antonio Saldaña, dirigida al líder de Podemos, Pablo Iglesias

Querido Pablo

Te escribo estas líneas porque me siento con la confianza de comentarte algunas cosas que, humildemente, creo que te podrían interesar a ti y a mucha gente de nuestra promoción.

No te conozco, pero tú eres del 78 y yo del 76, niños de la democracia, de los que conocimos de oídas las penurias del régimen, de los que crecimos con la ilusión de un país mirando al futuro bajo el amparo de unos padres que trabajaron mucho para darnos lo que ellos no tuvieron. Gente normal, gente trabajadora. No pasamos hambre y nunca nos faltaron un par de zapatos.

Nuestra generación no sufrió una infancia penosa, no tuvimos de todo como tal vez hoy, pero ni por asomo vivimos lo que nuestros padres o abuelos. Quizás eso nos mal acostumbró; pensamos que todo debería ser más fácil y eso ha generado expectativas incumplidas. Al fin y al cabo, todos esos padres y madres, los tuyos, los míos y los de tantos otros, son los que han trabajado durante años para que tú y yo seamos lo que somos. Eso no deberíamos olvidarlo, aunque nunca cogiésemos con la mano aquellos  sueños que nos prometieron cuando éramos pequeños. Aunque, sin duda, tengamos que renovar muchas estructuras, sistemas y procedimientos. Pero todo ello, querido Pablo, con el debido respeto.

Ante todo quiero felicitarte por el gran éxito que estás cosechando en los medios de comunicación y en las encuestas. Has tenido la inteligencia y habilidad de captar el descontento de mucha gente por la corrupción de unos pocos, de remover la conciencia de los sueños no alcanzados, de la frustración laboral de una generación temporalmente castigada por la crisis, el agobio de las altas cuotas de hipotecas y de la incertidumbre por el futuro de nuestros hijos pequeños. Es cierto que no propones nada verosímil, pero parece que de momento eso es lo de menos, y todo esto tiene su mérito. Sin duda, pasarás a la historia de este país.

Sin embargo, creo sinceramente que faltáis al respeto de forma innecesaria a muchas personas con vuestros mensajes. Por un lado, queréis dar la sensación de que sois los únicos que habéis pasado por la Universidad pública y que el resto son unos ineptos y unos aprovechados. Y por otro, y más grave, que creéis que el ser universitarios es lo único que os da la credibilidad de honradez y de gestión.

En política, además de la formación, es fundamental la honradez y la vocación. Y eso, querido Pablo, no se aprende en la universidad ni en un laboratorio. Muchos de mis compañeros han salido a defender sus ideas incluso con la amenaza de que les dieran un tiro en la nuca, sin recibir nada a cambio y, mientras, tú y yo paseábamos nuestros apuntes tranquilamente por el patio de la facultad. Eso que es inexplicable, eso que no es nada científico, eso es la  honradez y eso es la vocación, y los que estamos en esto por vocación es más difícil que caigamos en la trampa de la corrupción. Revísate eso tú y tus colegas, y cuando quieras hablamos de currículum.

Por otro lado, creo que estáis jugando de forma despiadada con la ilusión de la gente. Sabes de sobra que no tienes soluciones y que tus recetas han fracasado en otros países que las han aplicado. Simplemente no funcionan y, sin embargo, quieres hacer creer a las personas más necesitadas que sois los salvadores y prometéis bienestar sin esfuerzo y sin trabajo. Yo sólo conozco una receta: no robar, no mentir y trabajar mucho y con inteligencia para solucionar problemas. Es lo que nos han enseñado desde pequeños. Los mandamientos de un trabajador honrado.

No te puedo desear lo mejor en tu andadura política porque creo firmemente que sería malo para mi país, y respecto a esos supuestos privilegios de los que siempre hablas, te puedo decir que no nos interesan y que nuestro objetivo no debe ser otro que solucionarle problemas a los ciudadanos. Ya verás que una cosa es subirte al estrado del Parlamento Europeo o disertar en un claustro, y otra muy distinta es bajar a la calle.

Los españoles te han utilizado para lanzar un mensaje, pero son sabedores de que estas interpretando un papel que ni tú mismo te crees, que no vives de acuerdo a lo que predicas y que lo que menos necesita España ahora es a un tipo como tú.

Honradez, decir la verdad y mucho trabajo es el único secreto que conocemos los españoles. Los mandamientos del trabajador honrado y que, entre todos, tenemos la obligación de aplicarlos con rigor en la vida pública y renovar lo que sea necesario, con respeto.

Un saludo.

Antonio Saldaña Moreno

  • César Pascual Terrats Pastor

    Querido Antonio:

    Tras leer tu misiva a nuestro amigo Pablo, no puedo dejar de escribirte a ti y a los que como tú, algún día dirigirán ese partido. Soy de esos que el prejuicio de cualquiera me haría votante del PP, como así he sido en casi todas las elecciones a las que he concurrido. Soy de 76 como tú, de la democracia, que como decía Churchil es el peor de los regímenes conocidos exceptuando todos los demás. pero también dijo: “La democracia es la necesidad de inclinarse de cuando en cuando ante la opinión de los demás” y os lo habéis tomado al pie de la letra.
    Como supuesto y, a priori, votante del PP, te voy a contar porqué podría llegar a votar a Pablo en un momento dado. Resulta que esos votantes a los que despreciáis, en el convencimiento de que no tenemos otra alternativa que el PP, tenemos ideas y sentimientos que esperábamos que el PP defendiera. No me estoy refiriendo al aborto, cuestión cuya penalización y defensa del más débil defiendo en cualquier círculo, pero que no creo que sea una cuestión tan política como moral y cívica, no es algo que me incline a calificar de mal gobierno el de Rajoy. Así, la economía, dirigida por un hombre sin carnet de partido y procedente de las altas esferas económicas y con suficiente éxito como para que se califique de buena gestión la del PP, así la seriedad y firmeza de Mariano y Soraya ante las criticas, me inclinaban a pensar que estábamos ante el tipo de gobernantes que un país, que aspira a ser serio, debiera tener.
    Pero dicho esto, mi sentimiento es de que estamos ante uno de los peores partidos de esta democracia por muchos otros aspectos que paso a relatarte.
    Soy empresario, del sector eléctrico, como sabes, dirijo una PYME con subvenciones de la junta, cuya devolución me reclaman para dar ejemplo de seriedad y control. Con Subvenciones de Reindus que me reclaman por ser una empresa de la bahía de Cádiz y seguro que “algo malo hemos tenido que hacer”, por si acaso me la reclaman, algo sabes de esto, pues espero que gente de tu ayuntamiento sea investigada con la misma intensidad que nosotros por el uso de los Reindus para el pago de nominas y otros gastos. Cierto es que no fuisteis vosotros los que gastasteis esos fondos pero no sois mejores, solo distintos, aunque no es intención de mi carta hablar de tu gestión en el ayuntamiento de Jerez, sino como futuro dirigente de un partido, que como el PSOE, España necesita fuerte y siempre alternativa de gobierno.

    Esperaba más de tu curriculum y al igual que Pablo, no debes olvidar que dicho curriculum nos lo debes a los españoles, hemos invertido en tu formación para provecho común. Yo lo tengo claro y trato de devolverlo pagando impuestos y exportando para hacer de este país un sitio mejor tb para los menos afortunados que no pueden contribuir.

    Resulta que Pablo, cuando habla de la casta se refiere a lo mismo que me refiero yo cuando hablo del Lobby Eléctrico que me afecta sobremanera. Se refiere con “la casta” quizás a cuando el PP afirma defender la presunción de inocencia por desconocer quién paga un cumpleaños, una comunión o un Jaguar, no estoy en contra de la presunción de inocencia (judicial) pero ante la mínima duda razonable “la mujer del César no sólo ha de ser buena…” (política decente). La diferencia de actuación del PP en el caso Matas y el caso Cospedal no es otra que el grado de afinidad de sus “ castas” con el personaje en cuestión, los que leemos periódicos y y sabemos leer entre líneas nos supone un desgaste continuo ver como el PP considera tan incultos a sus votantes a como a los del contrario y piensa (arriolismo) que en el fondo no podemos votar otra cosa. Y eso es lo que me lleva a pensar en votar a Pablo, desde luego no voy a votar al PP en las generales, en las locales votaré a Zoido y en las autonómicas, me duele, pero tampoco votaré a un tipo cuyas ideas no comparto y nada me convence.
    Sé que no soy un votante del PP al uso. La mayoría de los que son como yo terminaran votando al PP como borregos en el convencimiento de que el chavismo llega a España. Pero España al igual que Italia cada día está mas alejada de su casta política, cada vez los empresarios dependemos menos del gobierno, cada vez los ciudadanos estamos menos inmersos y preocupados por lo que los políticos dicen, porque sabemos que no lo cumplen. Cuando Pablo gobierne se hará casta, si no lo hace, como Rajoy, lo harán sus segundas lineas o las terceras y saldrán alcaldes corruptos de Podemos y se publicaran empresas privadas por su interés publico. y nos endeudaremos como si gobernara el PSOE y el deficit se dispará y volverá a salir el PP para arreglarlo y los empresarios autónomos y demás contribuyentes seguiremos tirando del carro para que podáis jugar a esto en esta absurda y necesaria democracia, que es sin duda el mejor de los sistemas conocidos.

    Sí, somos los empresarios y los autónomos y nuestros trabajadores los que pagamos la factura, el 100%, del gasto publico, me dirás como hombre publico que los empleados públicos tb pagan impuestos y las pensiones contributivas, si pero el sueldo con el que pagan dichos impuestos salen de nuestro bolsillo, su contribución neta es negativa, sacas 100 y metes 20. Yo he visto cómo un señor, perfectamente formado para dirigir una comunidad de vecinos, era nombrado ministro de Industria, con las implicaciones que dicho ministerio tiene para el bienestar general, esperaba que un PP nombrara a alguien con conocimientos suficientes. Ese señor quita a la casta eléctrica la subasta de Cesur para darles las subastas diarias en sucesivas bajadas de pantalones, desde entonces dichas subastas no paran de aumentar el precio de la energia a la par que el gobierno argumenta que cada vez baja más la luz, me recuerda mucho a Pablo escuchar al gobierno, tb nos llama tontos el gobierno del PP cuando pretende que esto nos lo creamos.

    Volviendo a tu carta a Pablo, quisiera quitar miedos a vuestros votantes a dicho personaje ya que Pablo no es diferente al Felipe de “No a la Otan”, tras más 20 años de Socialismo seguimos en la Otan. Grecia pagará sus deudas gane quien gane y espero que Europa, donde la casta es peor que en el panorama nacional, cada vez mande más y seamos menos dependientes del gobierno local.

    Soy Liberal, como los padres de la Pepa y aunque soy católico practicante, no me importa que los homosexuales se unan en matrimonio, o que éste se llame de otra manera, al igual que tú tengo grandes amigos en ese mundo y lo respeto como liberal y como persona. Como liberal y como andaluz he comprendido que las subvenciones han de desaparacer y dejar de ser un instrumento de la casta política para dominar un mundo que se les escapa como es el empresarial. Como liberal creo que los políticos deberían tener una vida política limitada y obligarles a proceder del mundo empresarial o buscar una salida en un sector diferente al que han dedicado su vida política. Creo que deberían cobrar mas, y ciertos cargos no hacer nada distinto a dar conferencias cuando terminen o dedicarse a temas internacionales y nunca nacionales. Me avergüenza ver a Aznar, Felipe… en la cúpula de la casta eléctrica.

    Viajar e internacionalizar mi PYME, mini empresa, me ha dado conocimientos suficientes para saber que el liberalismo Chileno tiene connotaciones negativas en la sociedad por exceso de presión (no en impuestos sino en responsabilidad) sobre sus ciudadanos y que el “bolivarismo” ecuatoriano permite evolucionar a un país históricamente deprimido si se gestiona con cierta decencia y buscando el bien común.

    El bien común y el bienestar general es lo que debiera regir un buen partido político, agrupación electores o casta dirigente. El bien común o interés general que tantas veces se alude sin que nadie sepa realmente qué es, Henry Hazlitt lo define perfectamente en “Economía en una Lección” . Si pablo busca el Bien Común da igual que sea bolivariano, Bolívar era un tipo magnifico con el que estoy plenamente identificado y que nada tiene que ver con lo que los Evo y Hugo difunden de su persona. Si Pablo no busca el bien común se equivocará y será malo para España. Desde luego el PP no siempre busca el bien común y en mi sector lo han demostrado denodadamente. Se ha comportado como un régimen extractivo donde las PYMEs hemos sufrido la apisonadora de la ley en favor de la casta. Creo que EL PP podía haber buscado un mejor equipo al frente de dicho ministerio. Hoy un Jerezano dirige dicho “ministerio” en Europa y a ninguno de mis colegas dirigentes de PYMEs se les ha preguntado qué hacer para mejorar la energia en Europa, ser mas eficientes, competitivos e independientes. Yo he tratado de contactarle y no he tenido acceso a hablar con Miguel, quizás porque no soy casta.

    Sí, Pablo con sus ideas bolivarianas, anti casta y antisistema puede ser un buen gobernante, si convierte a españa en una sociedad inclusiva, claramente no es lo que promulga y dudo que él sea la persona adecuada, desconozco si lo votaré en las generales pero me atrae. Todas las encuestas le obligan a gobernar en cualición con el PSOE, clavo al que me agarro para pensar que no podrá cumplir su programa mas descabellado, tampoco creo que sea su intención, ya se han retractado en múltiples cuestiones. Sus asesores económicos son de lo peor, como estudiante de Económicas en la Universidad de Sevilla lo conozco bien. Lo que tengo claro es que no puedo tener al PP como única alternativa y como Liberal, inclusivo y en pro del interés general necesito castigar a la casta del PP y hacerles ver que no soy su votante hagan lo que hagan.

    En el deseo de que tu generación, la mía, lleguemos pronto a gobernar este país y borremos los ecos del pasado, ya sea ampliando las cárceles o borrándoles, quitándoles el voto, espero que pablo tenga un gran éxito en pro del interés general y aprovecho la presente para desearte lo mejor en el nuevo año y en tu carrera política.