La Plata e Icovesa ahorran 20.000 euros en electricidad con un incentivo de la Junta

La mejora energética consiste en un cambio en la envolvente térmica de los edificios en ambas barriadas de Jerez

Los vecinos de las barriadas de la Plata y de Icovesa, ambas en la localidad de Jerez de la Frontera, están consiguiendo un ahorro de 182.034 kWh/año que, en términos económicos, asciende a 20.024 euros anuales en electricidad. Ello ha sido posible por cambiar la envolvente térmica de sus edificios -lo que supone mejorarlos energéticamente a través del aislamiento-, con una repercusión directa en los consumos de calefacción y refrigeración.

Imagen de www.lacasapuerta.com
Imagen de www.lacasapuerta.com

Gracias al Programa de Impulso a la Construcción Sostenible, puesto en marcha por la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio a través de la Agencia Andaluza de la Energía, las comunidades de propietarios recibieron un incentivo de 377.886 euros, que les ha permitido mejorar el aislamiento de 4.000 metros cuadrados entre fachadas y cubiertas.

En total, han sido cinco las comunidades de edificios plurifamiliares (cuatro en la barriada de la Plata y uno en Icovesa), las que han mejorado el confort térmico de sus viviendas. Un estudio de arquitectura e ingeniería y una constructora fueron las empresas colaboradoras encargadas de llevar a cabo la obra, que vieron una oportunidad en el citado Programa de la Junta para mejorar la envolvente de varios edificios jerezanos. “Consideramos muy importante informar a los vecinos sobre lo que estas mejoras podrían suponer en términos de ahorro en la factura energética. Por eso, impartimos charlas informativas en las que contestábamos a todas las dudas que pudieran surgirles y les explicamos qué era eso de la envolvente térmica de sus edificios”, explica Antonio Arana, representante de la constructora que ha ejecutado la actuación.

El portavoz de los vecinos, Antonio Ramos, destaca el esfuerzo que han realizado 52 familias para afrontar una inversión “que sin el apoyo de los fondos públicos hubiera sido imposible de realizar por nosotros, la mayoría, pensionistas de un barrio humilde. En los edificios en los que se ha finalizado la actuación, la mejora es palpable”, destaca.

El trabajo en la envolvente se ha realizado a través del sistema SATE (Sistemas de Aislamiento térmico por el Exterior), poco utilizado en Andalucía, pero mucho más eficaz que otros métodos porque supone una mejora no sólo energética sino estética porque, como indica Ricardo Muñoz, representante del estudio de arquitectura e ingeniería, “incide en el recubrimiento”.

El Programa de Impulso a la Construcción Sostenible de Andalucía ha incentivado 48 medidas diferentes, entre las que se encontraba el ‘Aislamiento en cerramientos, cubierta o suelo’, que es la actuación que se ha realizado en estos edificios y en otros 1.100 más en toda la comunidad autónoma andaluza. En total, se han renovado 390.000 metros cuadrados de envolventes entre fachadas y cubiertas, que reducirán hasta en un 30% la demanda energética de los edificios. Esta mejora, además de un ahorro de energía, evitará la emisión a la atmósfera de 9.500 toneladas de CO2, el equivalente a retirar de la circulación anualmente 3.900 vehículos.

¿Qué es la envolvente térmica de un edificio?

La envolvente térmica de un edificio puede hacer que se pierda mucho dinero en energía si no es lo suficientemente eficiente. La Directiva 2010/31/UE del Parlamento Europeo y del Consejo de 19 de mayo de 2010, relativa a la eficiencia energética de los edificios, define “envolvente del edificio” como elementos integrados que separan su interior del entorno exterior.

El Código Técnico de la Edificación indica que la envolvente térmica se compone de los cerramientos del edificio que separan los recintos habitables del ambiente exterior y las particiones interiores que separan los recintos habitables de los no habitables que a su vez estén en contacto con el ambiente exterior. En definitiva, cubierta, lucernarios, muros, suelos, ventanas, etc.

Las normas constructivas, que históricamente eran menos exigentes, y el deterioro debido al paso del tiempo han llevado a que buena parte del parque edificatorio andaluz actual disponga de envolventes con aislamientos deficientes. Su mejora y adecuación a unos estándares mínimos es el primer paso para incidir de manera directa en el ahorro en climatización, tanto de calefacción como de refrigeración.