Antonio José Blanco lo da todo en Sanlúcar

Crónica de la corrida “II Capotazo al cáncer”

Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), sábado, 2 de julio de 2016. Corrida benéfica de un solo espada “II Capotazo al cáncer”. Tiempo soleado, con viento solano que llegó a ser sofocante. Un cuarto de entrada. Actuó la Banda de Música “Julián Celdrán”, dirigida por Justo Jiménez. Presidió Luis Rodríguez.

Se lidiaron toros de Manuel Ángel Millares, cuya ganadería, de origen Jandilla, pasta en Trigueros (Huelva), y pesaron entre 465 y 500 kilos, de presencia recortada y variada; su comportamiento fue descastado en general, presentando algunos clamorosa debilidad en los remos; en el arrastre hubo algunos pitos para el primero y palmas para el quinto.

Antonio José Blanco, de grana y oro con cabos negros, anunciado como único espada, actuó a beneficio de la junta local de la Asociación Española de Lucha contra el cáncer. En el primero de la tarde, pinchazo y estocada un tanto trasera; ovación saludada desde el tercio. En el segundo, pinchazo y casi entera en su sitio; una oreja. En el tercero, pinchazo, entera desprendida y dos golpes de descabello; silencio. En el cuarto, entera caída de efecto rápido; palmas. En el quinto, pinchazo y entera en su sitio; dos orejas. En el sexto, pinchazo y entera desprendida; una oreja.

Incidencias: la banda ofreció un original intermedio musical, muy celebrado, en la mitad del festejo; en tres momentos surgieron cantes espontáneos en el tendido, costumbre que se está generalizando en exceso. Antonio José Blanco salió a hombros por la puerta grande.

El torero local Antonio José Blanco estaba decidido a una gesta de uno frente a seis, que no se veía en Sanlúcar desde hacía cuarenta y cuatro años, de cuando Marismeño. Lo hacía, además, repitiendo el  gesto solidario que ya tuvo en septiembre del año pasado, al protagonizar el I Capotazo al cáncer, en aquella ocasión junto a Caro Gil y el novillero Eloy Hilario y con ganado del mismo pial. Era su forma particular de celebrar el décimo aniversario de alternativa.

Antonio José Blanco - Plaza de Toros de Sanlúcar 2

El primero, recortadito y haciendo buenas cosas de salida, fue recibido por lances jaleados y revolera; se le dio un puyazo recargando, con lidia de Soto Galán, y hubo quite por tafalleras con larga natural; Álvarez y Tomate pusieron un par cada uno, bien; tras brindis a Santi Ortiz (coordinador de la comisión organizadora), la faena empezó por alto en tablas y hacia el tercio pero en la siguiente tanda el animal empieza a tardear; por la izquierda y bajando la mano se muestra remiso; vuelve otra vez Blanco con la derecha para tres tandas, una con continuidad de pases, otra con esfuerzo y desplante y otra con insistencia.

Antonio José Blanco - Plaza de Toros de Sanlúcar 4

El segundo, colorado chorreado y de aceptable presencia, fue saludado por delantales con revolera pero enseguida levanta la cara; llevado por chicuelinas al caballo, peleó bien y recibió buena puya pero, tras un quite también por chicuelinas, pegó una costalada completa; con lidia de Escobar, hubo dos pares, destacando el de Salvador Jiménez; tras brindis a un particular, el espada empieza en tablas por arriba y se va a los medios para dos tandas en redondo; por la izquierda hay ayudados y el animal acusa la costalada; de nuevo con la derecha y protesta aunque insiste su matador para volver a la izquierda con toreo de frente y desplante.

Antonio José Blanco - Plaza de Toros de Sanlúcar 6

El tercero, castaño, bonito y berreón de salida, fue abordado con larga cambiada de rodillas y lances avanzando; acude rápido al caballo y recibe puya con recarga y con salida tapada, para ser quitado por caleserinas y revolera, mientras lidia Pereira; hay un buen par de Chamaqui; Blanco brinda al público (lo que debería haber hecho en el primer toro) y cita en la boca de riego aguantando una colada, para seguir con una tanda en la que el bicho enseguida se para, yendo al tercio a sacar otra, deshilachada; con la izquierda el animal se queda, luego embiste humillando y al final protesta; otra vez con la derecha pero no es posible sacar nada.

Antonio José Blanco - Plaza de Toros de Sanlúcar 5

Al cuarto, negro, enmorrillado, abanto y que a la vez remata en tablas, Blanco lo recibió con lances semigenuflexos y luego avanzando; en el caballo vimos dos encuentros con dos marronazos y salida tapada, o sea, una mala puya; en banderillas, en cambio, vimos un par bueno de Soto y otro mejor de Tomate; tras brindis a la presidenta de la Asociación, el inicio por estatuarios fue bonito pero luego en los medios el toro empezó a distraerse y pronto se queda, para emprenderla en la siguiente tanda a tornillazos; por la izquierda sólo hay una tanda imposible ante un manso declarado. Lo que no entendimos es que el matador no saliera de las tablas para saludar al público, que aplaudía insistente (sería muy importante su conversación con un subalterno).

Antonio José Blanco - Plaza de Toros de Sanlúcar 7

Al quinto, negro, lavadito, con patas y que remata, lo saludó con verónicas de compás abierto y dos medias, aplaudidas; la puya fue larga y mal ejecutada (¡vaya tarde de piqueros!) y al salir el burel pierde los pies; los dos pares fueron buenos; tras un inicio por ayudados por alto con sabor el bicho cae tumbado y luego hay una serie por arriba y otra en redondo para volver a derrumbarse otra vez (¿por la mala puya o por el poco ejercicio en el campo?); por la izquierda hay una serie sosa; otra vez la derecha para molinete y en redondo y una más que conecta con los tendidos; de nuevo la izquierda para el toreo de frente y en redondo; finalmente la derecha sirve para las cercanías y para romper los aplausos, aplausos que luego van a la banda por Nerva y a un fandango en el tendido.

Antonio José Blanco - Plaza de Toros de Sanlúcar 8

Al sexto, negro que remata y se desmocha, lo recibe de rodillas y luego con lances de pie y revolera; la puya es larga y la lidia es de Chamaqui, sin oportunidad para ninguno de los sobresalientes; en banderillas vimos por primera y única vez tres pares, eso sí, buenos, de Pereira y Vidi, que se desmonteraron (Vidi no sé por qué, pues su primero, al tercer toro, fue malísimo, mientras que Tomate, también tercer peón, puso dos buenos y no se desmonteró: un subalterno no debe invitar a otro subalterno a saludar); después de brindar a Carmelo, empresario, hubo un inicio electrizante con una serie completa de rodillas; por la izquierda hubo una serie muy aplaudida; de nuevo la derecha para una tanda; otra vez la izquierda para una (demasiados cambios de mano); ahora con la derecha, el toro protesta, da sólo medio viaje y vuelve a protestar; el cante ahora es en la barrera de tablas, por el Bocho de Lebrija, que se marca una sevillana. El presidente estuvo muy gracioso otra vez, porque se dejó el pañuelo fuera durante toda la faena, igual que en la corrida de feria.

Antonio José Blanco - Plaza de Toros de Sanlúcar 9

Acabó la corrida de la mejor manera, sin excesiva colaboración del ganado pero al final con puerta grande y todos contentos. Ahora bien, hay que llamar la atención por la escasa respuesta del público. Deben estudiarse las causas y los de la Comisión lo harán, pero los aficionados de Sanlúcar no pueden alegar excusa para no acudir en masa, como debe ser, tanto para colaborar con una causa benéfica, que lo merece, como para apoyar a un paisano, torero y luchador, luchador y torero, que también se lo merece. ¿No es Sanlúcar la ciudad de los toreros?

Antonio José Blanco - Plaza de Toros de Sanlúcar 9b

No hay comentarios