Raúl Ramírez asegura que la parálisis de la empresa municipal de viviendas es “total”, mientras que el registro de demandantes afecta a casi 4.000 jerezanos que “necesitan urgentemente acceder a un techo”; recuerda que Pelayo y el PP prometieron en campaña 4.000 pisos públicos durante este mandato, pero su “amnesia política ha hecho que se olviden del 100% de sus compromisos”

Foro Ciudadano de Jerez ha considerado penoso y lamentable que Emuvijesa, la empresa municipal de vivienda, no haya promovido ni adquirido nuevos suelos para la construcción de ni una sola vivienda de protección oficial (VPO) en los últimos tres años, casi en lo que llevamos de legislatura. La situación de esta sociedad municipal, como reflejan sus propios balances anuales, ha sido de “caída libre” como consecuencia de la “desidia y la dejadez de un gobierno del Partido Popular y de María José García-Pelayo que la han llevado hasta la parálisis total y, por ende, a la ruina más absoluta”, ha afirmado el portavoz de Foro Ciudadano, Raúl Ramírez. No en vano, Emuvijesa ha pasado de presentar beneficio en sus cuentas en los años 2010 y 2011 a arrojar graves pérdidas en 2012 (-125.794 euros) y 2013 (-3,096 millones de euros). Del mismo modo, y a raíz de esta “paralización”, ha sido incapaz de tratar de cumplir con su objetivo fundamental como es “facilitar el acceso a un techo a los jerezanos que más lo necesitan”. “Y éstos, desgraciadamente, cada vez son muchos más”, ha enfatizado el representante de esta organización política, que ha mantenido que “desde abril de 2012 el registro público de demandantes de Emuvijesa ha crecido en un 65%. Un porcentaje de incremento muy elevado en apenas dos años para un registro que se creó hace ahora cuatro años”.

Actualmente, ha añadido, hay un total de 3.951 jerezanos y jerezanas inscritos (frente a los 2.400 que había en abril de 2012) que “necesitan urgentemente acceso a una vivienda pero que se encuentran con que su Ayuntamiento, dirigido claramente por un grupo de políticamente incapaces, no tiene margen para atender la altísima demanda existente”. “Pelayo y su partido, el PP, ya han dejado claro que en estos tres años no solo no tienen el más mínimo interés por promover vivienda pública, de ahí que lo que se desprende de su ‘no gestión’ es  que lo único que están esperando y deseando con ahínco es que el Gobierno de Rajoy les marque una vez más la agenda desde Madrid y les diga cuándo pueden terminar de dejar morir y disolver definitivamente Emuvijesa para desentenderse de la lista de casi 4.000 demandantes que hay en la ciudad”, ha recriminado Raúl Ramírez. “La señora Pelayo, alcaldesa del PP, se hartó de prometer viviendas para todos en la campaña de las municipales de 2011, pero hoy, casi tres años después, está claro que su amnesia política le ha llevado a olvidar el 100% de sus compromisos, y ya no le importa tanto contribuir a garantizar este derecho constitucional, por lo que prefiere lavarse las manos también en este asunto prioritario en la ciudad”, ha mantenido.

En este sentido, Ramírez ha recordado, “porque para eso están las hemerotecas”, que Pelayo llegó a asegurar públicamente, y en rueda de prensa, que “en esta legislatura promovería entre 3.500 y 4.000 viviendas protegidas, fundamentalmente de alquiler con opción a compra; pero la realidad es que no ha sido capaz de gestionar que se mueva ni un solo ladrillo en la ciudad”. “La alcaldesa Pelayo y el PP han vivido de las poquitas rentas en materia de vivienda pública del pasado, y han demostrado con creces que también en esta materia tienen poco o nada que ofrecer a la ciudadanía”, ha añadido Ramírez. A su juicio, y como así lo han valorado una y otra vez los especialistas, “Emuvijesa siempre fue una empresa pública modélica en todo el país por su gestión y su competitividad en el mercado de la VPO, por lo que desde Foro Ciudadano tenemos claro que es “prioritario” relanzar esta empresa municipal, ya sea en solitario como hasta ahora o dentro de un organismo autónomo que aglutine las políticas de Urbanismo y Suelo, promoviendo la vivienda protegida en alquiler con opción a compra (reconvirtiendo por ejemplo el ‘stock’ actual de esta sociedad municipal), negociando con los bancos para impulsar alquileres sociales de viviendas vacías, y sobre todo trazando un nuevo plan local de vivienda “realista” y “concertado” con las administraciones supramunicipales.