El proyecto responde a una demanda histórica de los vecinos de Picadueñas para arreglar el muro del parque con la que el Gobierno se había comprometido a dar solución

 Esta actuación se suma a la creación de un aparcamiento en dicha vía, culminado el año pasado, y a la dotación de césped artificial al campo de fútbol, que está al 60% de ejecución

La alcaldesa, María José García-Pelayo, junto a miembros del equipo de Gobierno, ha asistido al inicio de las obras de mejora de la calle Amapola, proyecto incluido en el Plan de Actuación 2014-15. La visita ha contado con la asistencia del presidente de la asociación de vecinos Picadueñas Alta, Ángel Garrido, y del presidente de Solidaridad, Sebastián Peña. Los trabajos que comienzan hoy vienen a responder a una demanda histórica de los vecinos de Picadueñas, que desde hace años han reclamado el arreglo del muro del parque, demanda que este Gobierno se había comprometido a solventar. La alcaldesa ha visitado también hoy la obra de dotación de césped artificial del campo de Picadueñas, otro proyecto incluido en el Plan de Actuación, y cuyos trabajos comenzaron a finales de enero. Ambas obras se suman a la construcción del aparcamiento que fue culminado el año pasado entre las calles Amapola y Cruz del Canto, conformando un importante bloque de actuaciones que han venido a mejorar los equipamientos de la barriada Picadueñas y a invertir en sus infraestructuras para mejorar la calidad de vida de los vecinos.

La alcaldesa ha destacado en la visita que “este problema del hundimiento de la acera es verdad que era histórico, estamos haciendo obras que son reivindicaciones de los vecinos desde hace años. Para nosotros es una alegría el que por fin sean una realidad”. En este sentido, ha añadido que “la finalización de esta obra va a coincidir con la finalización de la obra del campo de fútbol, donde se está instalando césped artificial, una actuación necesaria porque el terreno era impracticable para jugar al fútbol. Sabemos que queda mucho por hacer, pero poco a poco se van haciendo las cosas y dando respuesta a las demandas”.

Las obras de mejora de la calle Amapola fueron adjudicadas en la Junta de Gobierno Local celebrada el 26 de marzo a la empresa Juan Romo S.A. por un importe de 96.330,04 euros (el presupuesto de licitación ascendía a 125.000 euros), y tienen un plazo de ejecución de dos meses. El objeto es el arreglo de un tramo de la calle Amapola hundido, reparación de paños de acerados levantados, y regularización del firme. Por otro lado, existe un tramo de la calle que se encuentra hundido, afectando al aparcamiento, calzada y acerado. Para su reparación está prevista su demolición, saneo y relleno con material seleccionado, adecuación de los imbornales existentes, y reparación general del tramo. A fin de mejorar el drenaje, y evitar bolsas de agua bajo el firme, se han previsto la ejecución de una serie de drenes californianos en la base del muro existente con el Parque Picadueñas, para evitar los perjuicios que los vecinos han denunciado durante años.

El Plan de Actuación 2014-15 tiene en marcha en la actualidad otra obra más en la barriada de Picadueñas, la dotación de césped artificial al campo de fútbol, obra que ha visitado hoy también la alcaldesa para comprobar la buena marcha de la misma. Este proyecto tiene un plazo de ejecución de seis meses, y ha sido adjudicado a la empresa Manuel Alba. Supone una inversión superior a cuatrocientos treinta mil euros, que permitirá ofrecer unas instalaciones deportivas mucho más atractivas y accesibles, y poner en valor un equipamiento deportivo, dignificando el entorno.

Alcaldesa visita obras campo futbol _ Picadueñas _ 01Esta obra de mejora en el campo de fútbol está ya ejecutada en un 60%, habiéndose realizado ya el movimiento de tierras, saneamiento, parte de la pavimentación deportiva (zahorra y aglomerado), parte de la pavimentación de la urbanización (hasta zahorra) y la obra civil y torretas de iluminación.

Los trabajos contemplan, además de la dotación de césped artificial, la instalación de una grada desmontable con un aforo para 90 personas, mobiliario urbano, papeleras y una fuente, así como la ejecución de medidas para la estabilización del talud noreste mediante pilotes prefabricados. Esta obra incluye la ejecución de una zona de aparcamiento con capacidad para 31 plazas, dos de ellas habilitadas para personas con discapacidad, así como trabajos de adecentamiento en la urbanización interior del recinto, con nuevas zonas pavimentadas y la mejora del sistema de drenaje y los servicios.

El Plan de Actuación 2014-15, que coordina el primer teniente de alcalde, Antonio Saldaña, ha culminado ya catorce obras que dan respuestas a demandas vecinales y ciudadanas. En la actualidad tiene en marcha las obras de consolidación del Palacio Riquelme, la reforma de las pistas deportivas del Parque Atlántico, la remodelación de las plazas Zahara y Algar, y la construcción del Parque Forestal de la Marquesa, que se suman a las dos obras que se están ejecutando en Picadueñas. En total son una veintena de obras las que están en ejecución o tramitación para mejorar equipamientos ciudadanos, recuperar patrimonio histórico e impulsar los mejores servicios para los jerezanos, con el objetivo prioritario de la creación de empleo.

Mejora de infraestructuras en Picadueñas

Cabe recordar que los arreglos en la calle Amapola y la dotación de césped artificial al campo de fútbol de Picadueñas se suman a otra actuación de mejora de infraestructuras en la barriada, como es la construcción del aparcamiento ubicado entre las calles Amapola y Cruz del Canto, y que fue culminado el año pasado.  Se trata de un equipamiento con plazas para veinticinco vehículos, construido sobre un solar abandonado, que había sido muy demandado por los vecinos de la zona. Los trabajos se desarrollaron entre septiembre y octubre de 2014, con la limpieza y nivelación del solar, la reconstrucción del acerado, bordillos y murete perimetral, la construcción de seis rebajes del acerado para personas con movilidad reducida, la colocación y pintado de un barandal en la parte acerada, el asfaltado de 1.200 metros cuadrados de superficie, y el pintado de la señalización horizontal. Igualmente se ha regulado el tráfico de la zona, dejando solo una entrada y salida única.