La incultura no tiene cura

Nuestro actual -y algo escueto en concejales- órgano de gobierno local ha implantado un beneficioso paquete de medidas para la creación de empleo en nuestra ciudad, entre las que están la retirada del busto del poeta gaditano José María Pemán y Pemartín. Nótese.

Se le llenó la boca a estos partidos de cambios y regeneración; tanto se les llenó que ese cambio y regeneración se ha filtrado en el córtex cerebral y les ha inundado la cavidad craneal sin posibilidad de que la sangre riegue. Por ello, se les ocurre las maravillosas medidas para la creación de empleo como son la retirada del busto presente en nuestro teatro Villamarta -quedémonos con que al menos dos trabajos dio- y el cambio de nombres a calles, nombres de personas que fueron asesinadas por crímenes de guerra pero, que como son del bando vencedor parece que las muertes duelen menos.

A lo mejor este es el cambio al que se referían, si es así, queridos votantes con todo el respeto doblada os la han colado. Nunca terminaré de entender este afán de terminar con una parte de la historia y de hacer cumplir la magnífica ley de memoria histérica con unos cuantos. ¿No se supone que gobernáis para una mayoría? Que no la tengáis en votantes no quiere decir que gobernéis solo, única y exclusivamente para ellos y que bailéis el mambo de los amigos de Ganemos Jerez, que ganar han ganado poco, y de Izquierda (republicana) Unida.

El alarmante desvío de atención por no tener claro el funcionamiento también pasa por no tener clara la literatura española, y la más que palpable incultura que como el clientelismo no tiene cura. Pemán además de ser un hombre de fe, ideólogo de derechas, fue y será porque quedará en la memoria un gran abogado, poeta y periodista.

Querida alcaldesa, a José María se le homenajeó en el Villamarta con un busto, no por “fascista” y “asesino” como ustedes dicen, si no por cositas como esta:

No voy de la gloria en pos,
ni torpe ambición me afana,
y al nacer cada mañana,
solo le pido a Dios:
casa limpia en que albergar,
pan tierno para comer,
un libro para leer,
y un Cristo para rezar…

Lamentablemente, lo del Cristo para rezar también nos lo habéis censurado del Ayuntamiento.

Por José Luis Maqueira para Mira Jerez | 04-08-2015
Viñeta “Dos gatos y medio” por José Luis Maqueira para Mira Jerez | 04-08-2015