La alcaldesa firma tres convenios con entidades medioambientales para facilitar el acceso y hacer compatible el uso público de este enclave con su conservación

  • García-Pelayo resalta el  potencial de esta finca que “deberían conocer todos los jerezanos porque es una auténtica joya natural que poseemos y tenemos que disfrutar”
  • La alcaldesa apunta que el Gobierno está trabajando para impulsar todo el potencial de la finca y conseguir su rentabilidad

La alcaldesa y presidenta de Emensa, María José García Pelayo, acompañada por las delegadas de Medio Ambiente y Deportes, Felisa Rosado, y de Medio Rural, Susana Sánchez, así como miembros del  consejo de administración de Ememsa, ha asistido esta mañana al acto de presentación de las cinco nuevas rutas, que se han abierto en los Montes de Propios  para disfrute de todos, y ha firmado convenios con tres entidades medioambientales: Federación de Scouts Católicos de Andalucía, GENATUR y Ruta Siete, que facilitan el acceso  haciendo compatible  el uso público  con la conservación  de sus valores ambientales.

La alcaldesa ha mostrado sus satisfacción porque las nuevas  rutas, que se suman a las cuatros a abiertas por su Gobierno en diciembre de 2004, permitirán dar a conocer, aun más, a jerezanos y visitantes una joya natural que tenemos el orgullo de poseer”. Asimismo, la alcaldesa ha apuntado que el actual equipo de Gobierno ha tenido muy claro el potencial de esta finca y, “por ello se ha trabajado desde un principio para impulsarlo y conseguir su rentabilidad”. La regidora ha señalado que el Gobierno “ha estado y está trabajando para impulsar la finca en todos los sentidos y de hecho este año ha tenido beneficios frente al millón de pérdidas de 2010”.

Este impulso se ha visto reflejado en otra de las bazas de los Montes como es la producción ganadera, que es de 300 cabezas de ganado vacuno mayor de las que se producen al año, unos 240 terneros, que se venden al destete para su engorde y posterior sacrificio en otras explotaciones. Asimismo, la cinegética ha recibido un impulso importante, ya que se ha comercializado la organización de Monterías y Recechos, a través de un portal de caza, al que cualquier cazador de la zona o de otras puede acceder, mediante el abono de la correspondiente tarifa.

Cabe recordar que tras estar cerrados al uso público durante años, los Montes se abrieron en diciembre de 2004, con el Gobierno de María José García-Pelayo, a actividades concertadas de distinto tipo, como campamentos para jóvenes o senderismo con cuatro itinerarios. Desde entonces han tenido más de 15.000 visitas. Estos itinerarios se han visto ahora reforzados con la apertura de otro cinco. Con la apertura de estos cinco nuevos itinerarios de senderismo de uso público de los Montes de Propios se ha pasado de tener cuatro senderos señalizados que suman 46,9 km a nueve senderos con un total de 88,9 km señalizados. Los senderos van desde los 4,3 km del más pequeño, Casa de Torres, a los 18,4 km. de Brañahonda:

Senderos antiguos
Nombre Longitud Dureza
Rojitán 7 km Medio-baja
Cerro del Charco 8,9 Medio
La Albina 12,6 km Media
Brañahonda 18,4 km Alta
Senderos nuevos
Nombre Longitud Dureza
Casa de Torres 4,3 km Baja
Arroyo del parral 5,5 km Baja
Montifarti 7,2 km Media-Baja
Casas del Quejigal 10  km Media
Pico de la gallina 15 km Media-alta

Con la ampliación se ha mejorado en la calidad de los senderos, pues en los nuevos encontramos representados todos los ecosistemas que hay en los Montes de Propios y en el Parque natural Los Alcornocales. Destacan entre estos ecosistemas el de canuto, una formación vegetal relicta de la época del terciario, en la que el clima era subtropical. Son auténticos bosque de laurisilva en los que habitan el laurel, el avellanillo y el rododendro, un arbusto en peligro de extinción que con sus flores colorea de rosa los días de mayo. Este ecosistema no estaba representado en las rutas anteriores y podemos disfrutar de ellos en los senderos del Arroyo del Parral, Casas del Quejigal y Pico de la Gallina.  Se desarrollan en las zonas altas de los cursos de agua.

También destacan en esos senderos los quejigales, ecosistema que encontramos en las zonas de umbría, donde el alcornoque no está adaptado. Son el hábitat de una de las especies emblemáticas de los Montes de Propios, el Corzo, un ungulado pequeño de la familia de los cérvidos. El corzo es autóctono de nuestros montes y no se perdió nunca, a diferencia de los ciervos que desaparecieron y fueron de nuevo introducidos.

Otra de las novedades es que en el sendero de Montifarti se da a conocer paisajes nuevos, que no podemos encontrarnos en los senderos de la Jarda. Montifarti es una finca de 827 has que está separada del resto de los Montes de Propios. Su peculiaridad radica en que está a camino entre la Sierra del Aljibe, de origen silíceo y la Sierra de las Cabras, de origen calizo. Es por ello que en el sendero de Montifarti, que transcurre en estos terrenos calizos, podemos encontrar formaciones de encinas y de quejigos comunes que sustituyen a los alcornoques y quejigos morunos de las zonas de arenisca.

Por último, otro de los elementos a destacar es que en el sendero de Casas del Quejigal podemos observar como era el poblamiento de esta zona. En un bello entorno, el huerto, el manantial y la fuente, el horno de pan y la vivienda nos acercarán a la forma de vida de la gente del monte.

“Con todo ello, los Montes de Propios de Jerez presenta una red de senderos muy completa con la que podemos acercarnos a los valores paisajísticos, ecológicos y culturales del parque Natural Los Alcornocales y de la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo, a la que pertenece. Una diversidad que se pone de manifiesto tanto en los valores presentes en cada sendero como en la longitud y dureza de los mismos, cubriendo las necesidades de cualquier persona” ha manifestado la alcaldesa.

Alcaldesa en Montes Propios de Jerez _ 03Por otro lado, se han firmado tres convenios con las entidades medioambientales citadas con el objetivo de:

  1. Facilitar el acceso de los ciudadanos a los Montes de Propios de Jerez, de manera ordenada y haciendo compatible el uso público con la conservación de sus valores ambientales.
  2. Sensibilizar a los visitantes sobre la necesidad de conservar los espacios naturales y en particular aquellos, como los Montes de Propios, que sirven de hábitat a especies vulnerables, amenazadas o en peligro de extinción.

Entender el monte mediterráneo como un ecosistema en el que todos los elementos interaccionan entre sí, no de manera aislada sino como una unidad ambiental más amplia dentro del Parque Natural “Los Alcornocales”, favoreciendo aquellas actividades que redunden en una mejora de las condiciones medioambientales del mismo.