La paciencia del sindicato de Policía Local de Jerez con Mamen Sánchez “ha tocado fondo”

Denuncian el “atropello” sufrido a raíz de unas medidas que, “sin ser debatidas ni aprobadas con el sindicato, impusieron de forma arbitraria”

El Sindicato Independiente de la Policía Local de Jerez (SIP), no aguanta más las decisiones que toma la alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez, y su equipo de gobierno. Este grupo ha informa que “la paciencia de esta Institución Policial ha tocado fondo”.

policia local ayto

Este sindicato, en una nota de prensa ha explicado su malestar con el gobierno local. Aseguran que han demostrado una paciencia “casi infinita en estos últimos meses, en los cuales hemos sido ignorados por la actual Corporación y sus socios de gobierno, desoyendo nuestras más que evidentes quejas en cuanto a medios materiales se refiere”. El colectivo relata que “falta de todo tipo de vehículos policiales”, dicen que están patrullándose con solo dos radiopatrullas a diario para toda la ciudad, e igualmente de las graves carencias en nuestros sistemas de comunicaciones, así como de la merma del personal policial activo, al no celebrarse oposiciones desde el pasado año 2007.

El escrito reza: “Cuando empezábamos a convencernos de la incapacidad de este Gobierno Municipal para solucionar tales problemas, somos informados a través de los medios de comunicación locales que había sido aprobada una propuesta de reducción del 5% del gasto de personal del Ayuntamiento de Jerez, la cual rondaría los 5 millones de euros”.

“Dicha propuesta no ha sido comunicada ni consensuada con las secciones sindicales con representación en el Comité de Empresa ni en la Junta de Personal (en esta última el S.I.P. ostenta la mayoría absoluta, por el voto favorable de los funcionarios en las pasadas elecciones sindicales)”, siguen.

Según las declaraciones del Delegado de Economía, Santiago Galván, tales medidas afectarán principalmente a productividades, compras de libranzas, gratificaciones, horas extras y cuadros horarios; no mencionándose otros conceptos retributivos que también suponen unos costes muchísimos más elevados que los anteriormente citados.

Por ello, entienden que tales recortes van enfocados mayormente al colectivo de la Policía Local; resultando incomprensible que la mayor parte de esos casi 5 millones de euros sean soportados “subjetiva y arbitrariamente” por un colectivo compuesto por 290 trabajadores, cuando la plantilla municipal la integran casi 1.800 empleados y empleadas.

El SIP, dicen, “no va a tolerar este tipo de medidas”, pues rayan en el más absoluto “caciquismo” y “politiqueo sectario” contra la policía, procediendo precisamente de un grupo político progresista, los cuales no dudan en emprenderla contra un colectivo de trabajadores que, con grandes carencias, atienden multitud de servicios de ciudadanos; dándose la particularidad además, que nuestros gobernantes son asesorados por aquellas sindicalistas que no hace mucho lo denunciaban todo por ser supuestamente ilegal, y ahora sin embargo están desaparecidas en combate y ya no denuncian nada, pero si que han conseguido ampliar ostensiblemente sus ingresos personales mediante productividades discrecionales (entre los 738 € y 955 € mensuales, según lo publicado en el Portal de Transparencia del pasado mes de diciembre); a la vez que han sido investigadas por la Justicia, y tras un auto de acusación se encuentran encausadas en el proceso judicial de la trama Gurtel; no teniendo esto mucha importancia para el Gobierno Municipal y sus socios de gobierno, Ganemos e IU, que con su silencio las apoyan, manteniéndolas en sus cargos de máxima responsabilidad, cuando no hace tanto tiempo manifestaban velarían por el absoluto cumplimiento de la legalidad.

Llegados a este punto, este sindicato policial convocará en breve a sus afiliados a una Asamblea para determinar el camino a seguir ante este nuevo atropello por parte del Gobierno Municipal hacia la Policía Local; donde se valorarán posibles acciones a realizar ante el grave y esperpéntico estado del actual parque móvil de vehículos, así como de la falta de emisoras para cada Agente, tal y como exige el vigente Decreto de Medios Técnicos, lo cual de seguro dificultará nuestra labor en los grandes eventos que de forma inminente se celebrarán en la ciudad; e igualmente se debatirá el inicio de movilizaciones en caso de hacerse efectiva tales “tiranas y despóticas medidas realizadas a dedo, sin ser debatidas ni negociadas con los legítimos órganos de representación, democráticamente elegidos”.