Carrizo y Enea nacieron el 15 de Julio del pasado año

  •  El Zoobotánico de Jerez participa en el Programa Europeo de Cría en Cautividad (EEP) de la nutria europea desde 1997

Dos jóvenes nutrias europeas nacidas en el Zoobotánico de Jerez, en julio de 2014, fueron enviadas para su reintroducción en Holanda, el pasado lunes, Carrizo y Enea, tras un largo viaje, han llegado en perfectas condiciones al centro Natuurpak Leystad, que regenta la organización conservacionista ARK Natuurontwikkeling. Allí permaneceran hasta que se produzca su reinserción en la naturaleza en el marco de un proyecto de reintroduccion de la nutria europea que esta organización dedicada a la conservación de la naturaleza en Holanda desarrolla. En este proyecto también colaboran WWF Holanda, Alterra onderzoeksinstituut y otras organizaciones conservacionistas.

La nutria europea era abundante en Holanda hasta mediados del siglo XX, pero sufrió un acusado declive debido a la polución por el uso de PCBs en agricultura, la fragmentación y destrucción de su hábitat, los atropellos y el desarrollo de la industria pesquera. Finalmente, se consideró como oficialmente extinta en Holanda en 1988. En 2002 el gobierno holandés comenzó un proyecto de reintroducción y, entre 2002-2008, un total de 31 nutrias procedentes de otros países fueron liberadas. La campaña “Otter in Dutch river land” comenzó en 2010 para tratar de dar continuidad al trabajo que se venía haciendo y que había logrado elevar a la población holandesa de nutrias a los 60 ejemplares, pero que se encontraba aún muy  amenazada por los efectos del aislamiento genético y la consanguinidad. Las primeras liberaciones, en el valle del río Ijssel y en la reserva natural de Gelderse Poort, tuvieron lugar en 2012, y la idea además de fijar una población viable en la zona es facilitar la conectividad entre las incipientes poblaciones holandesas y con otras poblaciones de Bélgica y Alemania.

En este sentido, la liberación de nutrias procedentes de otras zonas, como es el caso de las nacidas en el zoo jerezano, es muy importante para el reforzamiento genético de la amenazada población holandesa.

El Zoobotánico de Jerez participa en el programa europeo de cría en cautividad (EEP) de la nutria europea desde 1997. Desde entonces, se han mantenido a varios ejemplares adultos que se han reproducido y su descendencia ha sido enviada a otros zoológicos.

Carrizo y Enea son dos jóvenes nacidos el 15 de julio de 2014 de la pareja formada por Antón, un macho de origen desconocido decomisado por la policía holandesa y, que fue enviado al Zoobotánico de Jerez desde el centro de rescate de fauna AAP de Amsterdam en enero de 2014 y Sara, una hembra que fue encontrada en Écija (Sevilla) aparentemente abandonada cuando era aún un cachorro lactante, en marzo de 2005. Ingresó en el Centro de Recuperación de fauna Silvestre de San Jerónimo, en Sevilla y desde allí la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía decidió su traslado al Zoobotánico de Jerez por la experiencia de crianza artificial que había en este centro. Aquí Sara creció y se le enseñó a desenvolverse por parte de sus cuidadores hasta que pudo emparejarse con un macho. Años más tarde tendría una cría que fue enviada al Zoo de Barcelona y esta ha sido su segunda camada.  Una vez trasladadas las dos últimas crías en el parque jerezano queda una pareja de adultos.