Tiene usted razón, señor Aznar, pero…

No le falta razón, señor Aznar, cuando afirma que Ciudadanos le está comiendo terreno al Partido Popular. Que la formación que usted honoríficamente preside, aunque no se sabe por cuánto tiempo más, se ha dormido en los laureles políticos. Y que los votantes están dándole las espaldas al Partido Popular. Pero…

Aznar

A un estadista como fue usted, que cuenta con asesores sesudos y concienzudos capaces de analizar el más acá y el más allá, parece que no ha caído, o no ha querido caer, en la cuenta que el éxito de Ciudadanos tiene en su herencia política buena parte de explicación.  No se escandalice. Ni se lleve las manos a la cabeza. Ni mucho menos me vea como un desestabilizador de la causa aznariana. No.

Yo, que ni soy estadista, ni he presidido jamás mi comunidad de vecinos, y que regento una auto asesoría, he llegado a la conclusión que Ciudadanos es en parte fruto de los errores del Partido Popular. Su PP. Y el de Rajoy. Pero, sobre todo, del suyo.

Desde el origen de los tiempos, la gente ha preferido el original a la copia. Sin embargo, cuando el original no supera las expectativas, el vulgo populacho prefiere la copia. Se lo explico muy gráficamente. Si usted va a un supermercado – cosa que dudo – verá que hay marcas tradicionales y marcas blancas. Cualquier cliente prefiere su marca tradicional de yogurt. La de toda la vida. Pero sí ésta se ofrece en un envase más pequeño o es más cara, triunfa la marca blanca, que sólo es una copia barata, de cierta calidad. Pero una copia. Por eso, las marcas tradicionales innovan con frecuencia sus productos para mantener sino incrementar su clientela. Es decir, pulsan el mercado. En ello les va el negocio.

GRA265. BARCELONA, 04/08/2015.- El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha recriminado hoy en la sede del partido en Barcelona al Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que haya presentado los Presupuestos Generales del Estado antes de lo habitual para poder utilizarlos como "medida electoralista". EFE/ Andreu Dalmau
BARCELONA, 04/08/2015.- EFE/ Andreu Dalmau

Los votantes otrora de PP – o del PSOE – que en las últimas citas electorales han optado por Ciudadanos,  no lo han hecho por el discurso de Albert Rivera, o por lo simpático del logo. Ni por su programa electoral. No. Han cambiado de papeleta porque lo que los partidos de marca tradicional cada vez les ofrecen menos cosas que les interesen. Y fíjese usted, señor Aznar. No hay fuga de votos del PP al PSOE o viceversa. Curioso ¿Verdad?

Reconozco que fue usted un gran presidente del Gobierno, hasta que le afectó el conocido ‘virus Moncloa’. Y que sentó cátedra política al retirarse a los 8 años de mandato. Pero lo que usted ahora representa, y lo que suele mantener en sus discursos públicos es, sencillamente el pasado.  Se fue en 2004. Hace años ya.

Me podrá decir que está retirado de la política activa. Pero el problema es que tiene demasiados seguidores más aznaristas que usted. Y que muchos de esos han tenido hasta hace bien poco acomodo en la dirección del Partido Popular.

Hágase la pregunta, señor Aznar. A cuánta gente le preocupa de verdad los límites legales del aborto. O las bodas homosexuales. Pues lo que usted representa ha machacado hasta la extenuación con ello en los últimos años. Y claro, esa música – ni otras muchas – no suenan bien a muchos. Incluso a votantes tradicionales del PP.

Si a eso le añadimos que el PP de Rajoy está pagando la corrupción generada en su tiempo de presidente del Gobierno de España, pues la gente se harta. No debe olvidar que sus amigos Miguel Blesa – puesto por usted al frente de Caja Madrid – ha salido muy presunto corrupto, por no utilizar otro adjetivo. O su también de su amigo de la infancia Juan Villalonga, quien al parecer aprovechó la presidencia de Telefónica no sólo para incrementar el valor de las ‘matildes’.

Tampoco podemos olvidar a Correa y El Bigotes – los cerebros del caso Gürtel – insignes invitados en la boda de su hija, a la que también acudió Francisco Camps, su mano derecha en Valencia y que dimitió no sólo por los trajes. Le suena el nombre de Rodrigo Rato. Todos ellos son obra suya. Todos ellos son…. lo que son. El pasado.

Claro está, el votante tradicional de derechas o centro que se ha escandalizado de estos casos, y de otros muchos más, ha preferido como mal menor votar a Ciudadanos, partido que nunca jamás ha recibido tanta campaña de publicidad como la que usted le ha hecho. Han preferido la copia.

GRA274. MADRID, 23/01/2015.- El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy (i), saluda al presidente de honor del PP y expresidente del Ejecutivo, José María Aznar (d), durante la inauguración de la convención nacional del Partido Popular, primer gran cónclave de los populares en este 2015, que se inicia hoy en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid. EFE/Kiko Huesca
MADRID, 23/01/2015.- EFE/Kiko Huesca

Yo estoy convencido de su honradez personal. Aunque también lo estoy de que Rajoy y el PP de ahora están pagando sus platos rotos, señor Aznar. Pero de eso, usted no habla. No quiere hablar. No hace autocrítica. A lo mejor así ayudaría electoralmente a Partido Popular.

Me da la sensación que usted está deseando una torta mayúscula de su partido en las elecciones generales. Tal vez porque no quiere que gente nueva, con las manos limpias, con un discurso próximo a lo que la sociedad piensa, controle el partido que un día fue suyo. Porque entonces dejará de serlo.

Para terminar, señor Aznar, yo que sólo soy un periodista, jubilado a mi pesar, y que jamás he ganado unas elecciones, le voy a hacer una recomendación. Cuando uno se va, como usted se fue, hay que irse para siempre. No lo olvide.