Economía y Deporte: “tanto generas, tanto vales”

Francisco Antonio García Márquez inaugura una nueva edición del ciclo ‘Economía y Sociedad’

Innovación, actualidad, modernidad, rigor académico y juventud se  dieron la mano este pasado martes en la sesión pública habitual de la Real Academia de San Dionisio de Ciencias, Artes y Letras. Con atinado y contrastado acierto, la coordinación del ya consagrado ciclo ‘Economía y Sociedad’, coordinado con solvencia desde su nacimiento por el Académico de Número y actual vicepresidente de Artes de la docta corporación jerezana Juan Salido Freyre, apostó en la primera ponencia de esta nueva edición por una de las voces que bien pudiera considerarse nueva aunque ni por asomo novel en las lides de la exposición argumentada desde la tribuna de oradores.

En esta ocasión recayó la responsabilidad de la disertación en el jovencísimo licenciado en Administración y Dirección de Empresas y máster universitario en profesorado de Secundaria Obligatoria y Bachillerato, Formación Profesional y enseñanza de idiomas y profesor de Economía y Transporte en el Centro de Formación Profesional Rumasa de Jerez Francisco Antonio García Márquez. Llegó, vio y venció. Gustó por largo su amenísimo análisis sobre Economía y Deporte. El rigor expositivo y la empatía comunicacional con la concurrencia rubricaron una presencia que enseguida fue elogiada desde la mesa presidencial del acto.

Brillantísima -en su pulcritud intelectual y en sus bien calzadas referencias clásicas- fue la presentación del ponente a cargo del Académico de Número Francisco Antonio García Romero. Elegante donde las haya. Entrañable entre líneas. Directa a la veracidad descriptiva. Dilecta asimismo en la personificación y personalización de la también relación familiar (padre/hijo) entre el presentador y el presentado.

García Romero subrayó que “por muy doctor que yo sea, no puedo recetar medicinas; ni por mucho que yo sepa que el griego Píndaro, el mayor de todos los poetas de la historia humana, escribió en sus Odas Ístmicas con meridiana claridad: Chrémata, chrémat’ anér, “Dinero, dinero, es el hombre”; y el gran Horacio en sus Epístolas concluyó: Nos numerus sumus, “Somos un número y ya está”, o sea, “No somos más que estadística”; por muchas citas de este tipo, insisto, que yo les traiga,  no puedo hablarles de economía si no es con brocha gorda y con generalidades atropelladas, sin entrar en el meollo del asunto”.

Aparte la relación de sus méritos académicos, del conferenciante apuntó que “además de su labor profesional, colabora con varias asociaciones de compromiso social en lo suyo: llevando las cuentas. Tiene una convicción que otros muchos también tenemos, un lema que no pocas instituciones científicas llevan en su blasón: Non sibi, “No para uno mismo”, algo que, en efecto, es bandera de esta misma Academia: lo que uno estudia y aprende debe revertir a la comunidad, redundar beneficiosamente en ella, sin más acicate que  la conciencia del servicio a los demás.

Pero Francisco Antonio también intenta avanzar en sus estudios y actualmente prepara artículos para congresos nacionales e internacionales y da los primeros pasos para su futura tesis doctoral dentro del Departamento de Economía General de la UCA”. Remató el texto introductorio participando que “en fin, sé, por último, que Paco Antonio hablando en público se mueve como pez en el agua, le gusta y se crece: le sirve para ello cierta vena histriónica que siempre ha sabido mantener. Perdonen ustedes los posibles defectillos que por su juventud y por lo imponente de esa mesa él pueda cometer. Sean ustedes, por consiguiente y por favor, benévolos, porque, se me olvidaba, … es mi hijo”.

El auditorio no precisó ni por asomo de benevolencia sino, muy al contrario, de afirmación y de pronta admiración. Francisco Antonio García Márquez dio respuesta a un doble planteamiento -que no cuestionamiento- inicial ¿económicamente es viable pagar a los deportistas unos sueldos tan elevados? y ¿es ético pagar esos sueldos astronómicos?, enfocadas a los grandes equipos.

El joven García Márquez es concluyente en su valoración: “Económicamente sí, es muy viable. Tanto generas pues tanto vales. Es viable para el equipo, la liga y hasta para el Estado por los impuestos que ingresa”, apuntó García. Respecto a la segunda cuestión, “puedo comprender que un futbolista gane hasta treinta veces más que yo, pero esas no son las cifras que se manejan. Ronaldo gana en un día mi nómina de doce años. Es un tanto exagerado, pero bien es verdad que muchos de estos jugadores tienen gestos importantes con la sociedad y con las ONG”. Puso como ejemplo la NBA, en la que existe un tope salarial para sus jugadores, “lo que hace que las ligas estén más igualadas”, aunque recordó que también existen desigualdades en el mundo del baloncesto en España, no sólo en el fútbol.

Más datos ilustrativos: “El 0,1% de las personas que practican fútbol llegará a jugar en Primera o Segunda División, y el 0,021% de ellas será millonaria”, en referencia al ideal de vida que suponen estos deportistas para la juventud, “e incluso para los padres, que piensan que en casa van a tener una estrella. Hay que poner los pies en la tierra”. Cabe mencionar que Francisco Antonio García formó parte de las últimas plantillas de equipos profesionales de baloncesto de Jerez como Unibasket y DKV. No faltaron palabras alusivas al marketing, “un mundo que tiene mucha relación con el deporte ya que incluso hay guerras de marcas por ser la imagen de un deportista en concreto”. Concluyó indicando que “en España, 1/3 de la población irá este año a ver un partido de fútbol, y cuatro veces la población del país verá algún partido esta temporada. Son cifras gigantescas”. García recordó que “tan rápido se sube como se baja y me refiero a jugadores que se han arruinado tras haber vivido en lo más alto, y por todo lo alto”.