Aprovecha Septiembre para viajar a Islandia

Llega la temporada perfecta para observar las auroras boleares, un espectáculo que hay que contemplar al menos una vez en la vida. En otoño da comienzo en Islandia la época de este espectáculo, en el que el cielo negro del ártico se llena de estas estelas de colores inverosímiles.

Las auroras boreales se producen por diferentes átomos que provocan la diversidad de tonalidades. Cuando los electrones y los protones procedentes del Sol golpean la atmósfera de la Tierra, las partículas cargadas se mueven en espiral a lo largo de las líneas del campo magnético. Muchas de estas partículas penetran la atmósfera e interactúan con los gases de ésta formando un anillo en los polos magnéticos, produciendo las luces de diferentes colores.

A pesar de la creencia popular, este fenómeno de la naturaleza no depende de la temperatura, sino de tres factores clave: una tormenta solar previa, que sea de noche (puede haber auroras boreales de día, pero la luz solar nos impide verlas) y cielo despejado. El mejor intervalo horario para contemplarlas es de 18:00 horas a 4:00 de la madrugada.

Los astrónomos predicen que los próximos años serán de los más activos en las últimas décadas, debido a un pico en el ciclo solar. Así pues, aprovecha esta oportunidad que ofrece la isla islandesa, donde se encuentran los mejores lugares para contemplar estos fenómenos visuales. La zona idónea para visualizar las auroras borealis es la costa norte, muy próxima al Círculo Polar Ártico.