El alcaldable Raúl Ramírez y el candidato en la ELA, Manuel Becerra, se vuelcan con este colectivo de apoyo a familiares y afectados por discapacidad que trabaja en esta ELA y que también atiende a usuarios del Jerez urbano. Piden mayor visibilidad y atención para los discapacitados del mundo rural y no entienden como después de 8 años de actividad las administraciones públicas “se ponen de perfil” frente a las demandas de este tipo de organizaciones sociales

El candidato de Foro Ciudadano a la Alcaldía de Jerez, Raúl Ramírez, ha mantenido en días pasados un encuentro con representantes y usuarios de la asociación de familiares y amigos del discapacitado (Fadis) de Guadalcacín, durante la que él mismo como el candidato de esta formación política a la Alcaldía de esta ELA, Manuel Becerra, se han comprometido a trabajar para que este colectivo cuente lo antes posible con un espacio de trabajo y actividad “a la altura de la magnífica y encomiable labor que viene desarrollando”. Después de ocho años de andadura, y pese a que hasta su actual centro en Guadalcacín acuden numerosos usuarios del Jerez urbano, “es incomprensible como las administraciones públicas se ponen de perfil ante las demandas de esta asociación, que no solo desempeña una enorme tarea con las personas con discapacidad, principalmente del medio rural, sino que actúe de quita vergüenzas de unos poderes públicos que hacen dejación de sus obligaciones al no ocuparse de prestaciones sociales que les corresponden”, según ha mantenido Ramírez.

Acompañados por la concejal y diputada de Foro, Rocío Montero, y por el coordinador de esta organización, Manuel Rosa, el alcaldable ha asegurado la “importancia vital” de apoyar desde el Ayuntamiento a Fadis, ya que “no es solo un respaldo imprescindible para las familias y los afectados por discapacidad, sino que también supone contribuir a impulsar el tercer sector como fuente de promoción de la economía social, que también crea empleo”. “Mientras que el PP va a lo suyo, inaugurando su sede en Guadalcacín como quien ahora de repente descubre América, nosotros reclamamos que haya equipamientos públicos dignos para asociaciones como Fadis, que desempeñan un trabajo que hay que aplaudir hasta rabiar y que facilita muchísimo las cosas a decenas de familias de afectados por discapacidad que tienen en este colectivo una respuesta a las necesidades ocupacionales y de respiro para esas mismas familias”, ha añadido.

“La financiación y el gasto depende de la actividad porque no tenemos para hacer programas constantes, pero lo que sí está claro es que tenemos ganas pero no tenemos apoyo ninguno y estamos a dos velas; es indignante”, admitió Manoli Moreno, presidenta de Fadis que encabezó el encuentro con los representantes de Foro. En este sentido, Manuel Becerra comentó que “en la pedanía hay espacio suficiente para dotar a este colectivo de un espacio digno y para que reciban el trato que verdaderamente merecen. Entendemos que las cesiones de locales y la atención a colectivos debe ser acorde al trabajo que desarrolla cada uno, por ello es importante exigir que se presenten los balances anuales para ver de verdad quienes dan el do de pecho con trabajo y constancia, y quienes viven de lo público sin merecer ayudas”. Tras asegurar que la junta vecinal de la ELA “se ha convertido en un mero conserje del Ayuntamiento de Jerez”, Becerra avanzó que “ya tenemos un ambicioso proyecto social para desarrollar en Guadalcacín, aunque debe contar con todas las administraciones públicas, estamos elaborando y no os queremos avanzar mucho más porque luego nos copian”.

   La presidenta de Fadis ha recordado que en este 2014 “cumplimos ocho años de vida, y hemos tenido un duro inicio y un duro mantenimiento porque estamos tratando de mantenernos vivos sin recursos públicos pese a que trabajamos rellenando lagunas que la administración no cubre”. “Solo la UCA tiene nivel de colaboración con esta entidad en estos momentos”, ha agregado. A todo esto, Raúl Ramírez ha demandado la necesidad de “hacer muchísimo más visible la discapacidad en la zona rural jerezana, ya que a los problemas y dolencias que padecen estas personas, se suman los inconvenientes de residir en zonas poblacionales de por sí olvidadas y con dificultades de accesibilidad, movilidad y otras cuestiones básicas que relegan una y otra vez a los habitantes del Jerez rural a jerezanos de segunda y de tercera división”.