Los delegados municipales Felisa Rosado, Isabel Paredes y José Galvín han visitado las nuevas instalaciones que la Asociación Provincial de Familiares de Personas con Trastorno del Espectro Autista ha construido en nuestra ciudad y que tienen previsto inaugurar el próximo día 2 de abril, coincidiendo con el Día Mundial de la Concienciación sobre el Autismo.

Los delegados han informado a los responsables de la asociación que el Gobierno municipal va a elevar al Pleno una propuesta en la que se insta a la Junta de Andalucía a la concertación de plazas y el abono de las subvenciones pendientes. Las instalaciones visitadas cuentan con una residencia para 24 usuarios y una unidad de día para 45 usuarios. Estos nuevos espacios han sido equipados y preparados para poder atender las necesidades de estas familias.

Aunque el colectivo tiene previsto inaugurar a primeros de abril estos servicios, aun no se ha hecho efectivo el concierto de las plazas y también les falta el equipamiento del Centro de Día, siendo necesarias estas dos dotaciones para poder realizar dicha apertura.

Ante esta situación, los responsables de esta asociación explicaron a los delegados municipales que ambas cuestiones pendientes deben ser aportadas por la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, según un compromiso adquirido con ellos en 2009. Entonces la propia Junta de Andalucía pidió a la Asociación que volcase sus esfuerzos en montar un servicio residencial ante la gran demanda que la propia Consejería Igualdad, Salud y Políticas Sociales había detectado. La propia asociación preparó los servicios con la esperanza de contar con  las prometidas plazas concertadas.

La Asociación Provincial de Familiares de Personas con Trastorno del Espectro Autista de la provincia de Cádiz tiene una larga trayectoria que se remonta a 1979 con la apertura de las primeras aulas para alumnos con autismo en Cádiz y en toda Andalucía.

Desde entonces, esta asociación es una entidad pionera por los servicios creados para atender a estas personas; una discapacidad con causas orgánicas variadas, con trastornos neuropsiquiátricos caracterizados por la afección de funciones neuropiscolíogicas. No existe un tratamiento médico de este trastorno, por lo que son imprescindibles servicios especializados que proporcionen los apoyos necesarios para su inserción social y lograr una mejor calidad de vida