Lanzan un proyecto en Jerez para combatir la leucemia infantil

Impulsado por la Universidad de Cádiz y el Hospital de Jerez, la idea es investigar dicha enfermedad

La Universidad de Cádiz y el Hospital de Jerez han lanzado un proyecto para combatir la leucemia infantil. Se trata de un trabajo multidisciplinar para investigar dicha enfermedad, impulsado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología,FECYT, para financiar proyectos como el de este grupo de investigación.

La leucemia linfoblástica aguda es un tipo de cáncer de la sangre en el que se producen cantidades excesivas de linfocitos inmaduros (linfoblastos). Las células cancerosas se multiplican rápidamente e invaden a las células normales de la médula ósea impidiendo que realicen su función normal. Aunque los resultados de los tratamientos actuales consiguen curar al 80% de los niños afectados, todavía la recaída supone la quinta neoplasia más frecuente en la edad pediátrica y una de las más letales.

Recaída 0: Matemáticas contra la leucemia infantil

El objetivo principal es intentar conseguir recaída 0, explotando con mayor profundidad la enorme cantidad de datos que se tienen de forma rutinaria en el diagnóstico y seguimiento de la enfermedad. Actualmente,  el tratamiento que recibe el niño depende del grupo de riesgo al que pertenece. Éste se clasifica  según  la presencia o no de algunos factores biológicos encontrados tanto en el diagnóstico como en la respuesta a la terapia, esto es, los niveles de enfermedad mínima residual en momentos concretos del tratamiento. La enfermedad mínima residual consiste en la persistencia de células malignas, aún en niveles bajos, durante o tras finalizar el tratamiento. Puede ser estudiada mediante la citología, citogenética y citometría y tiene significado pronóstico ya que puede predecir la recaída de la enfermedad y por este motivo, conocer su presencia nos puede ayudar a plantear estrategias terapéuticas para prevenirla.

Aun así el 15% de los niños  recaen, esto nos indica que aún se desconocen factores pronósticos que nos permitan identificar correctamente el grupo de riesgo. Es por ello que se debe mejorar la clasificación de la leucemia linfoblástica encontrando nuevos biomarcadores moleculares que nos permitan dar en la diana terapéutica con las cuáles evitemos las recaídas y nos ayuden a conseguir la curación del 100%. Para conseguirlo nos centraremos en  mejorar la clasificación de riesgo de pacientes de leucemias linfoblásticas agudas por medio de algoritmos matemáticos, para así anticipar las resistencias a los tratamientos y evitar las recaídas. Además, se van a diseñar estrategias terapéuticas óptimas que curen a más pacientes y/o reduzcan la toxicidad de los tratamientos.