La delegada de Bienestar Social, Igualdad y Salud, Isabel Paredes, ha presentado con motivo de la celebración del Día Mundial del sueño, que en esta ocasión se centra en el lema “Respira bien, duerme mejor. Es salud”, y dentro del convenio de colaboración que tiene establecida la delegación con la Clínica Serman, la conferencia que el doctor David Gómez Pastrana, pediatra neumólogo y director de la Unidad de Trastornos del Sueño en la Infancia de la Clínica Serman, impartirá bajo el titulo ‘Respiración del niño durante el sueño. Del ronquido a la apnea’.

Esta iniciativa municipal, que tendrá lugar este jueves 13 de marzo, a las 18 horas, en la Clínica Serman, se enmarca dentro de las acciones preventivas encaminadas a la promoción de la salud y hábitos saludables, especialmente en el entorno familiar y la infancia. “Cuando los niños no duermen de forma seguida, es decir, presentan un sueño fragmentado y no reparador, se produce una situación que provoca múltiples efectos colaterales que van desde una disminución de la capacidad del niño para aprender, alteraciones del comportamiento, trastornos afectivos, accidentes y caídas;  hasta trastornos más severos relacionados con la intensidad de la apnea”, ha explicado la delegada.

Para el Ayuntamiento “es muy importante la información, el intercambio de experiencias, la detección precoz. Desde el Ayuntamiento trabajamos en la prevención en colaboración con otras instituciones, en la creación de espacios conjuntos de análisis y comunicación”. Es por ello que el Ayuntamiento ” facilita mecanismos, herramientas que redunden en la calidad de vida, el bienestar social, porque aspectos como la educación, la vida saludable son fundamentales para mejorar la salud de los ciudadanos”, ha sostenido la delegada.

En este sentido el Ayuntamiento ha iniciado un trabajo educativo y de concienciación y sensibilización coincidiendo con la celebración de los días nacionales o internacionales del ámbito social y sanitario para reforzar los mensajes destinados a la mejora en los tratamientos y  la detección precoz de las enfermedades.

En el caso concreto de los problemas del sueño hay multitud de síntomas que pueden hacer sospechar de la presencia de una apnea en el sueño infantil. Los síntomas más característicos de esta alteración del sueño son los ronquidos, respiración fuerte, micciones nocturnas, bruxismo (chasquido de dientes), alteraciones del comportamiento, irritabilidad, bajo rendimiento escolar y dificultad para la concentración y alteraciones del metabolismo.

Este problema de salud se presenta en un 4% de la población infantil. El pediatra Gómez-Pastrana señala en su ponencia que se calcula que un 15 por ciento de los niños roncan mientras duerme. De este grupo, hasta una cuarta parte podría padecer apnea  debido a las obstrucciones parciales o totales de la vía respiratoria superior durante el sueño. Mientras que en el caso de los adultos, el trastorno de la apnea del sueño se traduce principalmente en una acusada somnolencia durante el día, en el caso de los niños puede  implicar trastornos de la conducta y el comportamiento e, incluso, dificultades de aprendizaje. Es muy habitual que los niños que no pueden dormir bien por culpa de la apnea muestren hiperactividad, déficit de atención e irritabilidad. Incluso en algunos casos puede llegar a confundirse con lo que se conoce como Trastorno de Déficit de Atención (TDA). “Por eso resulta necesario un correcto diagnóstico y actuar a tiempo para evitar mayores consecuencias en su desarrollo neurocognitivo”, ha asegurado el pediatra Gómez-Pastrana.