La Delegación de Bienestar Social, Igualdad y Salud, ha iniciado una campaña sobre los riesgos de la exposición al sol y la importancia de proteger la piel con motivo Día Europeo de la Prevención del Riesgo de Cáncer de Piel que se celebra este 13 de junio. Con esta campaña, que se difundirá a través de la web municipal (jerez.es) y las redes sociales, la delegación municipal pretende sensibilizar a la población, y de forma especial a los adolescentes, sobre la importancia de prevenir esta dolencia, cuya incidencia aumenta de forma progresiva y significativa debido a la adopción de estilos de vida poco saludables, como tomar el sol sin precaución.

La exposición prolongada al sol durante la infancia aumenta el riesgo de sufrir posteriormente un cáncer de piel, acelera el envejecimiento de la piel y puede ocasionar daños oculares graves. Se recomienda que los niños menores de 15 años, que tienen piel y ojos sensibles, estén protegidos de una exposición directa del sol. Asimismo, se aconseja también emplear medidas de protección contra el sol y que los menores descansen de vez en cuando en un lugar con sombra. La mayor parte de la exposición a la radiación UV a lo largo de  la vida habrá ocurrido antes de los 18 años. Por ello, la protección a los menores redundará en una piel más sana y de aspecto más joven toda la vida.

No obstante, el bronceado protege escasamente de la radiación UV y, aunque la piel esté bronceada, se debe reducir la exposición durante las horas centrales del día. Se aconseja evitar las sobredosis de radiación UV ya que la quemadura solar es una señal de que su piel ha recibido, literalmente, una sobredosis de radiación UV, así que para protegerla se deber usar alguna prenda, así como un sombrero o gorra.

Es recomendable el empleo de cremas fotoprotectoras (FPS 15+), cuyo uso no es para prolongar la exposición al sol, sino para reducir el riesgo de que perjudique su salud. El consumo de determinados medicamentos, así como el uso de perfumes y desodorantes, puede sensibilizar la piel y ocasionar quemaduras graves al exponerse al sol.

Aunque el cielo esté nublado se pueden producir quemaduras. Las quemaduras y el cáncer de piel se deben al componente UV de los rayos del sol, y la radiación UV puede atravesar las nubes. A pesar de que se no sienta el calor del sol, sus rayos pueden dañar la piel y los ojos. Los daños los produce la radiación UV, que ni se ve ni se siente, así que se debe mantener la prevención también con las temperaturas suaves.

cartel_prevencion_cancer_piel