La Central Sindical lleva más de un año reclamando a la empresa Qualytel que cumpla con el convenio, mientras la Administración mira para otro lado

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF, ha vuelto a denunciar públicamente el incumplimiento reiterado de la normativa por parte de la empresa Qualytel, encargada de prestar el servicio público de la sala de emergencias del 085 a nivel provincial. La plica (el contrato firmado por Qualytel y el Consorcio provincial de Bomberos, dependiente de la Diputación de Cádiz) se incumple en diez de los catorce puntos que tiene, desde mayo de 2012, cuando se empezaron a denunciar por escrito al presidente del Consorcio.

CSIF recuerda que, cuando el sindicato comenzó a denunciar irregularidades en el servicio, la empresa Qualytel acabó despidiendo a una trabajadora con discapacidad para amedrentar a los delegados sindicales. Ahora se cumple un año de aquel injusto despido. De hecho, meses más tarde, una sentencia reconoció que la empresa se había inventado los motivos para despedirla, cuando quedaba demostrado que había sido despedida por motivos sindicales y, por tanto, se veía obligada a readmitir a la trabajadora. La empresa, lejos de aceptar su responsabilidad, ha recurrido la readmisión y sigue incumpliendo la plica, donde se establecen las obligaciones de la empresa por prestar este importante servicio público.

En concreto, se incumple de manera sistemática puntos del contrato en el que se especifica claramente cómo deben atenderse las situaciones excepcionales (inundaciones imprevistas, graves incendios) y cómo dotar la sala del 085 con más personal para estos casos. Igualmente, se incumple la obligatoriedad de la empresa de hacerse cargo de cualquier medida que se tome para permitir la accesibilidad de trabajadores con discapacidad (hay 5 trabajadores con diferentes grados de discapacidad). Hay ocasiones en las que no se cubren las ausencias. Los operadores llevan ocho años sin recibir la formación continua obligatoria para garantizar la calidad óptima en la prestación del servicio. La empresa no entrega a su personal los uniformes que establece el contrato… Y con todo esto, tras numerosas denuncias, inspecciones de trabajo, reuniones en el Sercla (Servicio extrajudicial de resolución de conflictos laborales), la empresa se niega a aceptar estas irregularidades y menos aún, a corregirlas.

Para CSIF es inadmisible que el Consorcio provincial de Bomberos y la Diputación provincial miren hacia otro lado en este asunto, cuando se está hablando de un servicio público esencial, contratado por la Administración Pública, y más cuando el propio presidente de la Diputación habló en su día de rescindir el contrato con Qualytel si se demostraba cualquier irregularidad (cosa que quedó demostrada en sentencia judicial).

Como colmo de la sinrazón en las actuaciones de esta empresa, Qualytel recurrió la sentencia en que se obligaba a readmitir a Paloma y, posteriormente, hace unos dos meses, la ha premiado nombrándola mejor operadora de sala.

Así, CSIF lo único que pide que es que Qualytel, como empresa contratada para la gestión de la sala de emergencias del 085, cumpla la ley y los requisitos incluidos en el contrato firmado con la Administración Pública.