La Historia no se toca

Desde 1981, en una España ya democrática, con una Constitución vigente,  a de 1978 y con nuestro siempre querido D. Juan Carlos I como Jefe del Estado, se nos refiere en un Real Decreto publicado en el primer Boletín Oficial del Estado del año 1982, como día de de Fiesta Nacional a todos los efectos el doce de octubre. Tal día como hoy, hace quinientos veintitrés años, se produjo un puente entre América y Europa de manos de Cristóbal Colón, lo que algunos tachan de barbarie, matanza o genocidio (esto, de una alcaldesa de Barcelona) entre otras sandeces.

bandera-spain

El término Hispanidad tal y como conocemos es un término clásico que fue sustituido como Día de la Raza Española en 1913 por el que fue ministro de Alfonso XIII, Faustino Rodríguez-San Pedro, y que volvió a denominar esta nuestra fiesta por la fuerza del catolicismo abogando por el término de Hispanidad para denominación de esta fiesta cuya regente del título de Reina de la Hispanidad es para Santa María de Guadalupe, que fue clave en la gesta descubridora de América. Aunque también celebremos el día de la Virgen del Pilar patrona también de la Guardia Civil, pilar que trajo, según la historia católica, María en carne mortal en la visita que hizo a Santiago en Zaragoza.

Todo esto, de una forma muy resumida, encierra el día que celebramos todos los españoles, aunque siempre con sus discrepancias. Hoy viendo los temas de actualidad que se cocían en la red social de los ciento cuarenta caracteres había dos trending topics que estaban más trending que ninguno, uno era ‘Viva España’ y el otro el hashtag #nadaquecelebrar. ¿Nada que celebrar? En los dos párrafos anteriores os resumo lo que debemos celebrar, que España fue en algún pasado un Imperio donde no se ponía nunca el Sol, y rico en cultura. Los que no celebráis nada os obcecáis en ser contrarios a nuestro pasado, a nuestra Historia, pero la Historia escrita está y eso, señores, no se toca. No os queda otra, sois españoles, y se es español, tanto en una monarquía parlamentaria como en los modelos de Estado que son opio para vosotros. No hay nada más en esto, pero podéis seguir así quejándoos de que no hay nada que celebrar después de haber disfrutado del puente, tras desayunar a las once y haber tuiteado de vuestros smartphones. Que os cunda.