La contaminación acústica en los distintos municipios es uno de los problemas ambientales que más preocupan a los vecinos, según se refleja en los distintos Ecobarómetros de Andalucía publicados, ha recordado el vicepresidente segundo de la Diputación, Bernardo Villar, durante la apertura de la jornada sobre contaminación acústica que se ha desarrollado en el Centro Cívico Social La Granja de Jerez, con la participación de técnicos y representantes de distintos municipios de la provincia y profesionales que buscan formarse en la prevención de este problema y conocer la normativa autonómica a la que deben acogerse las ordenanzas municipales.

En la apertura de las sesiones también han estado presentes el diputado de Medio ambiente, Daniel Sánchez, y la teniente de alcalde del Ayuntamiento de Jerez y delegada de Medio ambiente, Felisa Rosado, y el delegado municipal de Participación y Coordinación de Distritos, José Galvín. Esta jornada de formación ha sido organizada por el Área de Cooperación Municipal, Infraestructuras y Medio Ambiente de la Diputación y la Corporación Municipal jerezana.

Los servicios de Medio Ambiente de la Diputación, responsabilidad del diputado Daniel Sánchez, han dedicado un esfuerzo estimable en la formación de técnicos municipales y profesionales del sector de la edificación fundamentalmente sobre temas ambientales que son competencia de los ayuntamientos, entre los que se encuentran los relacionados con la contaminación acústica.

Durante la jornada los responsables de la empresa INERCO Acústica, Pedro Flores-Rodino y Ávalo Grilo Bensusán, han ofrecido información sobre el Reglamento de Protección contra la Contaminación Acústica en Andalucía y sobre el documento básico de protección frente al ruido del Código Técnico de la Edificación.

El citado reglamento busca prevenir, vigilar y corregir las situaciones de contaminación acústica por ruidos y vibraciones, para mejorar la calidad del medio ambiente y proteger la salud de la población.

El referido código establece los requisitos técnicos aplicables a los edificios, para limitar el riesgo de molestias que el ruido pueda producir a los usuarios de los mismos, como consecuencia de las características del proyecto de su construcción, uso y mantenimiento.

Las sesiones finalizaron con una mesa redonda para aclarar las dudas sobre los asuntos tratados. Daniel Sánchez ha reiterado que este esfuerzo de formación por parte de la Diputación asume prevenir la contaminación acústica, que es gran reto para las localidades de la provincia.