Los socialistas exigen a García-Pelayo que reciba a los vecinos tras más de tres años de escritos para analizar sus carencias

El Grupo Municipal Socialista ha visitado la barriada de San Jerónimo-Las Flores, acompañado de la junta directiva presidida por Miguel Romero, para denunciar la situación de la barriada.

En este sentido los socialistas recibieron las quejas vecinales ante “el silencio municipal a sus peticiones por escrito de entrevista con la alcaldesa, que se remontan ya a la llegada de Pelayo al Gobierno en el año 2.011”, tal y como comentaron.

Tras recorrer el barrio, situado en el Camino de Espera, se ha evidenciado “el abandono absoluto en materia de infraestructuras” que sufren sus calles, entre ellas en materia mantenimiento, iluminación u otras relativas a limpieza. Según sus representantes vecinales “los operarios municipales se quedan en Pozo Albero, mientras que a esta histórica barriada acuden una vez a la semana si es que pasan”.

En el mismo sentido se han manifestado con respecto al Parque Infantil, completamente destrozado, y que impide así el ocio de los más pequeños, con losas levantadas, ausencia de aparatos y columpios, y nula iluminación; lo que lo convierte en “una auténtica boca de lobo desde el atardecer”.

Del mismo modo los vecinos lamentaron que las obras de urbanización realizadas recientemente por el Ayuntamiento en la calle Golondrina y que el PP vendió “a bombo y platillo” dentro del proceso de urbanización de la barriada “deberán ser ahora levantadas de nuevo al no cumplir con las medidas que exige el planeamiento de la ciudad”, a juicio del presidente de la asociación.

“Así la calle, que debiera contar con una anchura de 8 metros, se ha realizado con una de 3 metros “lo que nos obligará a los vecinos a pagar doblemente esta infraestructura puesto que deber ser levantada en varios tramos”, afirmó Romero.

En último término los vecinos plantearon al PSOE algunas cuestiones relativas al proceso de urbanización de la barriada y exigieron del Gobierno municipal “una mayor flexibilidad en los pagos a Urbanismo  dado que pese la crisis económica, los costes se mantienen inamovibles y los salarios han bajado de forma considerable y aumentado el número de vecinos desempleados, por lo que la mayoría tiene serias dificultades para pagar”.