La alcaldesa y el primer teniente de Alcalde mantuvieron un encuentro con los vecinos de esta zona para abordar la situación de irregularidad urbanística de sus viviendas

  • El Gobierno llevará a Pleno una modificación del PGOU para clasificar esta zona como suelo no urbanizable al objeto de adecuar el coste de los servicios a la realidad existente
  • Este cambio permitiría su declaración como hábitat rural diseminado y con ello se conseguiría la regularización urbanística de la zona

 La alcaldesa, María José García-Pelayo, y el primer teniente de Alcalde, Antonio Saldaña, han visitado la zona de El Chaparrito, en la Barca de la Florida, donde mantuvieron un encuentro con los vecinos y conocieron sus demandas en relación a la situación de irregularidad en la que se encuentran sus viviendas. A la visita asistieron el presidente de la Asociación de Vecinos San Miguel del Chaparrito, Juan Luis Vega Peña, y la presidenta del Chaparrito segundo, María José Carrasco.

En el transcurso de la visita, la alcaldesa y el primer teniente e Alcalde recorrieron la zona en compañía de los vecinos, que le trasladaron la necesidad de dar una solución a sus viviendas.

En ese sentido, la alcaldesa se comprometió con los vecinos a llevar a Pleno una propuesta de inicio de expediente de modificación del Plan General de Ordenación Urbana al objeto de clasificar como no suelo urbanizable la zona de El Chaparrito, que tendría que aprobar definitivamente la Junta de Andalucía.

El Chaparrito está clasificado en el PGOU como suelo urbano, una circunstancia que actualmente va en contra de los criterios de las últimas disposiciones legislativas autonómicas, ya que esta zona no reúne las condiciones urbanísticas necesarias para la clasificación de suelo que actualmente tiene.

Con esta modificación, tal y como explicó la alcaldesa, “se conseguiría que los servicios a implantar fueran acordes con la zona, que en absoluto tiene carácter urbano,  pudiendo así los vecinos asumir unos costes razonables”.

En el transcurso del encuentro, se explicó que el cambio de clasificación de suelo de urbano a no urbanizable sería el primer paso para solicitar a la Junta de Andalucía el inicio de expediente de declaración de El Chaparrito  como hábitat rural diseminado, lo que permitiría establecer una ordenación de este asentamiento rural, así como alcanzar la legalidad urbanística y adecuar el planeamiento a la realidad existente.