La Sala Pescadería Vieja acogerá desde el próximo jueves 15 de mayo y hasta el 1 de junio la exposición de la artista Bárbara Shunyí y que tiene como título “El bien no hace ruido, el ruido no hace bien”. Se podrá visitar de martes a viernes, de 10 horas a 14 horas y de 17 horas a 20 horas. Los sábados y domingos, de 10 horas a 14,30 horas.

La artista, vinculada a la Galería de Arte “El Viajero Alado” y de amplia trayectoria, está especializada en la técnica del grabado y es licenciada en Bellas Artes, investigadora y especializada en grabado contemporáneo en Grafisk Eksperimentarium (Copenhague, Dinamarca); Edinburgh Printmakers Workshop (Edimburgo, Escocia), Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y Calcografía Nacional (Madrid), Fundación Pilar i Joan Miró (Palma de Mallorca), Laboratoire Interdisciplinaire des Practiques Spectaculaires (Universite, París).

De igual modo, Bárbara Shunyí ya ha expuesto con anterioridad en Pescadería Vieja, así como en Galería El Viajero Alado Sevilla,Instituto Cervantes (Curitiba, Brasil), Galería “El mono de la tinta” (Madrid), Galería Barbarín (Madrid), NYARTS (Beijing, Pekín), Galería (Benot, Cádiz), Sala El Brocense (Cáceres), Casa Fuerte de Bezmiliana (Rincón de la Victoria, Málaga), Galería Full Art (Sevilla), Taller Gravura (Málaga), Galería Nela Alberca (Madrid), Galerìa Beittu (Durango, Vizcaya), Galería Nuevo Arte (Sevilla), Taller Mayor 28 (Madrid), The Rohtas Gallery (Islamabad, Pakistán), Belleveu Gallery (Berlín).

Según el crítico de arte Bernardo Palomo, “Bárbara Shunyí nos va a situar en un horizonte novedoso por el que dejar constancia de esa contundente realidad de una artista que sabe lo que hace, lo que quiere y cómo llevarlo a cabo.

Así, “presenta sus grabados de modo sobrio y discreto: los transforma, jugando con la soledad y el musical silencio, en esculturas quietas.”
Del mismo modo, el pintor Juan Alcalde, ha manifestado al respecto de su obra que “tiempo y belleza en la obra de Bárbara Shunyí. Una vuelta de tuerca en su imparable carrera artística, donde Oriente y Occidente se amalgaman con maestría plástica y acierto poético”. Por su parte, el comisario de la exposición, Bruto Pomeroy, ha destacado que “Bárbara ama, irradia amor, no sabe ser mala, se le nota, y nos da -con sus obras- amor gráfico.”