IU reta a Sánchez y Alconchel a un debate sobre la gestión del agua en Torrecera

Ruiz-Berdejo: “La alcaldesa de Jerez tendrá que explicar por qué quiere regalar a Aqualia un servicio público, como el agua”

  • Manuel Bertolet: “En vez de andar intoxicando y confundiendo, las invitamos  a un debate público. Si insisten en confundir y boicotear, no nos quedará más remedio que poner el asunto en manos de los tribunales.”

Izquierda Unida lo tiene claro. Defiende la legitimidad de los acuerdos adoptados por la ELA de Torrecera, competente para la prestación del servicio, y censura que el PSOE, a través del Ayuntamiento de Jerez, defienda los intereses de una multinacional privada frente a lo decidido de forma democrática por los vecinos.

Tanto es así que el Presidente de la Entidad Local Autónoma, Manuel Bertolet, y el Portavoz del Grupo Municipal de IU en el Ayuntamiento de Jerez, Raúl Ruiz-Berdejo, han salido hoy al paso de las manifestaciones realizadas por la Secretaria Local del PSOE, Miram Alconchel, y la Alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez, asegurando que era Aqualia quien poseía la legitimidad para gestionar el servicio en la ELA.

Ruiz-Berdejo y Bertolet han coincidido en recordar que la competencia para la prestación del servicio es exclusiva del Ayuntamiento de Torrecera y que no existe procedimiento alguno que pueda justificar la prestación del servicio por parte de una multinacional privada cuando hace años que la ELA adoptó, publicó y comunicó su decisión de recuperar la competencia para gestionar de forma pública el servicio de abastecimiento de agua. Según Manuel Bertolet, “el único problema que está encontrando el Ayuntamiento de Torrecera para gestionar el servicio se llama Ayuntamiento de Jerez.

Es por ello que instamos a esta administración a que actúe con la lealtad que merece la ELA de Torrecera, respete los acuerdos adoptados por nuestros órganos competentes y deje de ponernos zancadillas para evitar que estos puedan desplegar su eficacia. De lo contrario, no nos quedará más remedio que denunciar ante los tribunales lo que consideramos que es, a todas luces, el intento de secuestro de una competencia”.

Ruiz-Berdejo ha ido más allá asegurando que “si lo que dice Mamen Sánchez fuera cierto y Aqualia no hubiera dejado de gestionar el servicio de abastecimiento de agua en Torrecera, el Ayuntamiento de Jerez tendría que explicar en base a qué regala durante años un servicio público a una multinacional privada, sin que haya procedimiento, licitación o contrato público, sin que la empresa haya pagado un céntimo por el mismo y sin que, ni tan siquiera, lo haya gestionado de forma real”.

Izquierda Unida considera que al PSOE se le ha caído la careta con Aqualia. Si no fuera suficiente con la privatización en las ELA que gobernaban, con dejar campar a sus anchas a la multinacional a cambio de las migajas que ésta reparte, sin controlar la manera en que se presta el servicio, ahora pretenden impedir que Torrecera gestione su propia competencia para prestar de forma pública el servicio, obviando los acuerdos adoptados en los plenos de la ELA y reclamando para la empresa privada la facturación de un servicio que ni tiene contratado, ni ha prestado durante los últimos años.

Es por ello que Bertolet y Ruiz-Berdejo han retado a Sánchez y Alconchel a, en vez de confundir a los vecinos y alimentar la incertidumbre, poner todas las cartas sobre la mesa en un debate público sobre el conflicto del agua en Torrecera.

Mientras tanto, los cargos de IU Jerez han invitado a Miriam Alconchel, a quien han considerado una estafa política por hacerse con un acta de diputada prometiendo el no a al PP para acabar poniendo en el gobierno a los populares, a no hablar de lo que no sabe y han reclamado a la Alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez, que actúe desde la lealtad que se espera entre administraciones y con la responsabilidad propia de un Ayuntamiento como el de Jerez, que no puede, ni debe, defender el interés de una gran empresa privada frente al de los vecinos de la ELA, máxime cuando no existe relación contractual alguna que justifique la defensa de ese interés privado.