El candidato de Foro Ciudadano de Jerez a la Alcaldía, Raúl Ramírez, ha asegurado tras una visita reciente a la barriada de La Granja, que esta populosa zona de la ciudad representa “con total nitidez el fracaso total y absoluto del gobierno municipal en materia de Medio Ambiente y Seguridad”. Después de un amplio recorrido por la barriada junto a representantes de esta organización política y vecinales, el alcaldable ha constatado que “por mucho que ahora el PP y la señora Pelayo intenten aparentar en el último minuto que están esforzándose por mejorar la ciudad, es evidente que los vecinos y vecinas del municipio viven hoy en peores condiciones que cuando arrancó la legislatura, con servicios aún más deficientes y aún más desatendidos, que ya era decir”. Tras mantener un encuentro con el presidente de la Asociación Algodonales, 1, Manuel Navarro, Ramírez ha lamentado la “dejadez total” que “con especial incidencia” el Ayuntamiento mantiene con los casi 5.000 vecinos de una de las plazas más pobladas de La Granja.

“Si preocupante es que los vecinos nos trasladen el aumento imparable de la inseguridad ciudadana, para lo que solicitan mucha más presencia policial y un trabajo disuasorio permanente, tampoco queda en muy buen lugar este gobierno local cuando comprobamos como las laboras básicas de mantenimiento urbano que acomete Medio Ambiente no han hecho más que ir a peor en estos años”, ha mantenido. En este sentido, Raúl Ramírez, acompañado en la visita por el coordinador local y concejal de Foro, Manuel Rosa, ha aclarado que “no es de recibo la situación de abandono que ofrece esta barriada, con árboles que no se podan desde hace años y que incluso entran por las ventanas de los pisos”. Al igual que ocurre con la limpieza viaria, “con zonas como la plaza Algodonales en las que directamente no entran los barrenderos y son los propios vecinos quienes se encargan de barrer y mantener el escaso mobiliario urbano”. En materia de Movilidad, igualmente, los vecinos solicitan habilitar, adecentar y asfaltar una bolsa de aparcamiento en calle Joan Miró, a la espalda de la plaza Algodonales. “Una actuación que venimos demandando desde marzo de 2011, y que solo consiste en voluntad política y escuchar a los vecinos, ya que lo que no puede haber es dinero para todo, macroproyectos incluidos, menos para atender las demandas vecinales más básicas y urgentes”, ha añadido.

Otras de las demandas vecinales son la necesidad de abrir la biblioteca municipal, que “lleva cerrada desde hace casi un año salvo aperturas intermitentes y casi sin horario”; la recuperación por parte de la Junta de Andalucía del proyecto de instalación de ascensores para atrapados sociales, “que se paralizó hace más de tres años”; y también que se les informe de los planes que la Consejería de Salud de la Junta tiene con el centro de salud, sobre el que no saben a ciencia cierta si se retomará su ampliación.