CSIF muestra su apoyo a los trabajadores de la provincia en el 112, el 085 y, en especial a los del 061, que han estado encerrados como medida de protesta por la precariedad laboral que están sufriendo

  • La Central Sindical lamenta que la administraciones públicas consientan, con dinero público de por medio, que estas empresas no respeten los derechos de los trabajadores

 La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF, de Cádiz, quiere mostrar su total apoyo a los trabajadores de los servicios de emergencias telefónicas de la provincia, como el 112, el 085, y en especial del 061, que han mantenido recientemente un encierro como medida de protesta por su precariedad laboral.

Al mismo tiempo, CSIF denuncia la impunidad de las empresas que gestionan estos servicios y lamenta el silencio que guardan las administraciones públicas al consentir que, con dinero público de por medio, dichas empresas no garanticen los derechos de los trabajadores y obstaculicen las labores sindicales.

CSIF ya ha denunciado en diferentes ocasiones despidos ilegales, amenazas y represalias a quienes denuncian irregularidades, falta de recursos, incumplimientos de contratos y normativas, que no solo afectan a los trabajadores sino que repercute negativamente en estos servicios esenciales para la sociedad. Dichas denuncias se han llevado a cabo a través de la Justicia, pero también ante aquellas administraciones que tutelan estos servicios (y conceden las contratas a estas empresas), sin que se tomen las medidas oportunas para poner fin a la impunidad de las empresas y la precariedad que sufren los empleados.

Es necesario recordar el caso que sufrió una delegada de CSIF en el 085, que fue despedida, bajo motivos inventados, para amedrentar a los sindicalistas que denunciaron en su día diversas irregularidades. Hubo sentencias que obligaban a readmitir a la trabajadora y ni la empresa quiso acatarla ni la Diputación (como responsable del servicio) tomó medidas ante un claro caso de atentado contra la libertad sindical de los trabajadores.

Solamente los gastos en la sala del 085 de Bomberos de la Provincia de Cádiz asciende a más de 1.500.000 de euros cada cuatro años, cuando los sueldo brutos de la plantilla, que la componen 10 operadores fijos, no llegan a 1.040 euros brutos mensuales y el resto (hasta catorce trabajadores), no superan en algunos casos los 400 euros.