Internet obliga a cambiar la estrategia al mayor minorista de España

Juan Roig:  “Nuestra web es una mierda. Lo dicen los clientes y lo dicen los empleados”

Desde que el mundo es mundo los imperios se han erigido para acabar cayendo más tarde. No en vano, la sabiduría popular recoge el famoso dicho “torres más altas han caído”. En este sentido, incluso en la historia moderna, son archiconocidos los casos de inmensos imperios económicos que se han visto colapsados, tales como Blockbuster, Enron, Kodak, o Nokia, que bien han desaparecido o se han visto obligados a declararse en bancarrota.

Juan Roig, presidente ejecutivo y máximo accionista de Mercadona

El denominador común en la mayoría de los casos de fracaso de las compañías anteriormente mencionadas fue la obsolescencia tecnológica debido a la falta de innovación. La aparición de una tecnología totalmente disruptiva fue clave para que corporaciones que se veían “demasiado grandes para caer” pasaran a ser historia económica.

Por supuesto, la irrupción cada vez más veloz de tecnologías revolucionarias no hace otra cosa que acelerar este proceso de renovación de empresas, por la cual los rankings de las compañías más poderosas del mundo cambian continuamente. Este hecho ha cambiado la opinión de uno de los hombres de negocios más poderosos de España, Juan Roig.

El líder de la cadena más grande de supermercados en España, hace años no apostaba por potenciar la tienda online de Mercadona. De hecho, las ventas en dicha plataforma fueron de 186 millones de euros sobre un total de 19.802 millones que factura en total la firma valenciana.

Sin embargo, Roig ha cambiado completamente de parecer y en la presentación de los resultados de Mercadona del año 2016, en un arranque de sinceridad, afirmó: “Nuestra web es una mierda. Lo dicen los clientes y lo dicen los empleados”. Y es que Juan Roig ha visto las orejas al lobo, ya que aunque las compras físicas siguen siendo mayoría, no se deben despreciar las compras en el mundo virtual que crecen a una velocidad de vértigo año tras año.

En este sentido, podemos encontrar que muchos tipos de bienes y servicios han pasado a venderse casi exclusivamente de manera online, como en la industria turística. También es el caso de los productos más mundanos y corrientes para los que hay tiendas especializadas en determinados sectores, como por ejemplo esta empresa que se dedica a vender obsequios, u otras que simplemente venden artículos de segunda mano.

Pero sin duda, en el espejo que se mira Juan Roig es Amazon, el rey de las ventas por Internet. Esta tienda online de casi cualquier cosa es el enemigo a batir por el tercer hombre más rico de España, en especial desde que el coloso americano presidido por Jeff Bezos decidiera entrar de lleno en el negocio de la alimentación en nuestro país de la mano de supermercados Día. Movimiento que, claramente, ha hecho cambiar de estrategia a Mercadona.

Por ello, y para acabar de una vez por todas con la escatológica tienda online de Mercadona, que según su presidente, lejos de dar beneficios arroja unas pérdidas de 30 millones anuales, la compañía valenciana estrenará una web totalmente nueva a principios de 2018 según palabras del propio Roig. El magnate promete que la web se hará de manera “distinta” y que además “sorprenderá”. Para acometer dicho proyecto, Juan Roig ha puesto a su hija Juana Roig al frente.

Los retos más grandes que ven en el equipo de Juana Roig no sólo son los tecnológicos o de imagen y marketing, sino la logística y la manera de que la entrega se ejecute en pocas horas, tal como lo hace la competencia. Por el momento, Mercadona se ha puesto en camino para seguir teniendo un papel hegemónico en España, veremos si consigue hacerle frente al gigante tecnológico que ha conseguido doblegar a empresas tan icónicas como Nike.