Los jerezanos Padilla y Marín siguen abriendo puertas grandes

Recapitulamos diversas actuaciones de Juan José Padilla y el campanazo de Ginés Marín

No olvidamos la actuación de Daniel Crespo, el ciclo de las escuelas, y el cartel ferial de la Línea

Empezamos con el jerezano Juan José Padilla. El 3 de julio fue a Almonte (Huelva) para un festival, con lleno, con novillos de José Luis Pereda. Juan José recibió a su novillo con una larga cambiada y gran manejo del percal; compartió banderillas con Rivera Ordóñez y Escribano, gustando al público con un gran tercio, muleteó con pulcritud y templanza por ambos pitones exprimiendo la embestida noble, terminando su entregada labor con un arrimón; recibió una oreja. Completaron el cartel Rivera Ordóñez, Manuel Jesús “El Cid”, Manuel Escribano, David de Miranda, el rejoneador Andrés Romero y el novillero sin caballos Paco Ruiz.

El 7 de julio participó en Teruel, con motivo de la Feria del Ángel y con un minuto de silencio por Víctor Barrio e Iván Fandiño, Juan José Padilla para lidiar ganado de Julio de la Puerta, bien presentado y de juego desigual. En su primero, reservón que se paró muy pronto, no tuvo opción y abrevió tras los primeros compases, mató de buena estocada y fue silenciado. En su segundo, difícil, banderilleó animoso y ofreció una faena voluntariosa pero breve; también tuvo silencio. Le acompañaron Paco Ureña, que tuvo vuelta y silencio, y Varea, que recibió palmas y silencio.

El 8 de julio acudía a Eauze (Francia) Juan José Padilla para lidiar reses de José Luis Pereda, bien presentados y de buen juego. En su primero, noble, estuvo suficiente y sobrado con una faena de mucho coraje y mérito; tras la estocada el toro tardó en doblar; escuchó palmas. A su segundo, bravo, le dio fiesta en un trasteo con muchas cosas importantes, conectando con el público; la faena, muy ligada e intensa, se remató con una buena estocada; cortó las dos orejas. Alternó con Juan Bautista, que ganó dos orejas y ovación, y Thomas Dufau, que se llevó oreja y silencio. Miguelete, tercero de la cuadrilla del jerezano, recibió un golpe de pitón en el párpado, que le deja en dique seco unos días. Padilla y Bautista salieron a hombros por la puerta grande.

 

El 9 de julio fue a Estepona (Málaga), por las Fiestas Mayores, Juan José Padilla, citado con toros de Carlos Núñez, manejables. En su primero, flojo, no tenía fácil el lucimiento, hasta el punto de que no banderilleó; luego lo tuvo que poner él todo, alargando los muletazos más de lo que el bicho quería; cortó una oreja. A su segundo, noble, pudo sacar algo más para lucirse y logró cortar también una oreja. Hizo el paseíllo al lado de Javier Conde, que tuvo ovación y silencio, y de El Fandi, que cortó dos orejas y rabo y oreja. Padilla y el Fandi salieron a hombros.

El 10 de julio era Pamplona la plaza donde Padilla se citaba con toros de Fuente Ymbro, deslucidos. A su primero, sobrero alto, lo recibió de rodillas con larga cambiada: tras dura puya, las banderillas se comparten entre los tres espadas; con la muleta hay un trasteo sin ninguna opción y, tras un desarme y varios intentos, la espada se traduce en media estocada y golpe de cruceta; hay silencio. En su segundo, la puya es excesiva y mal puesta; no banderillea el maestro; con un toro difícil la lidia no es para arriesgar y la faena pierde interés; hay pinchazo y media; se oyen pitos. Hizo el paseíllo con El Fandi, que se llevó silencio y palmas, y Manuel Escribano, que tuvo ovación y silencio.

Hablemos de Ginés Marín, diestro jerezano-oliventino. El 12 de julio acudió a Pamplona en la octava corrida de San Fermín, con un lleno, para vérselas con toros de Victoriano del Río, bien presentados y de buen juego. A su primero, bravo y con humillación, primero lo saludó con verónicas cadenciosas y luego en la faena, tras inicio de rodillas, lo entendió en tandas templadas y elegantes por ambos pitones, terminando al natural otra vez de rodillas; la gran labor vio malogrado el premio por el mal uso de la espada y dio una vuelta al ruedo.

En su segundo, soso y distraído, puso todo de su parte para contentar al personal aunque faltaba emoción por la parte del toro; sin embargo éste aguantó y permitió extraerle pases por la izquierda con elegancia y variedad, terminando con ayudados, molinetes de rodillas y manoletinas antes de rajarse; una gran estocada de efecto rápido ayudó a logras las dos orejas, que premiaban también parte de lo hecho en el primer toro. Compartió tarde con Sebastián Castella, que logró oreja y silencio, y López Simón, que cortó oreja y oreja. Marín y López Simón salieron a hombros. Marín ha dado un campanazo en Pamplona y ha puesto sus cartas para ser el triunfador de San Fermín, como ya lo fue de San Isidro.

En el escalafón de las novilladas, el 9 de julio tenía cita en Las Ventas (Madrid) el novillero portuense Daniel Crespo, ante novillos de Fernando Peña. A su primero, noble pero exigente, lo recibió con temple y mano baja en verónicas y medias notables; la faena empezó con buenos doblones y luego vinieron tandas de empaque y hondura, por ambos pitones, que gustaron al público; terminó con pases de trinchera, mató de una estocada caída y recibió un silencio. En su segundo, que sirvió sólo en el capote, la faena chocó una embestida rebrincada, sin clase y con genio, pese a la solvencia y firmeza de Dani; al matar puso metisaca, pinchazo y media trasera, con varios golpes de descabello; hubo otro silencio. Compartió cartel con Santana Claros, que se llevó palmas y silencio, y Jesús Enrique Colombo, que logró palmas y oreja.

En el ámbito de las escuelas, reseñamos la segunda semifinal del XXII Ciclo de Novilladas para el Fomento de la Cultura Taurina de Andalucía, celebrada en Alcudia de Guadix (Granada), con lleno en tarde de temperatura agradable y viento muy molestos para los novilleros. Los novillos de Millares resultaron bien presentados y de juego desigual.

El resultado artístico fue como sigue: José Baizán (Escuela Taurina de Lucena), oreja; José Antonio “El Lauri” (Escuela Taurina de Lucena), dos orejas; Juan Melchor (Escuela Taurina de Jaén), dos orejas; José Andrés Marcillo (Escuela Taurina “La Gallosina), oreja; Juan Manuel Caro (Escuela Taurina de Jerez), dos orejas; Álvaro Passalacqua (Escuela Taurina de Málaga), oreja.

Terminamos con una presentación. Las Fiestas de La Línea contarán con una corrida de toros, el 22 de julio, a las 19.30 horas. Se ha presentado el cartel por el alcalde, Juan Franco el empresario taurino, Curro Escarcena, y el matador David Galván, que formará parte de la corrida junto a Juan José Padilla y Manuel Jesús “El Cid”, que lidiarán reses de Salvador Domeq.

El alcalde ha agradecido a la empresa de Curro Escarcena, un año mas, “su colaboración vital e insustituible” para organizar este espectáculo. El empresario se refirió a la dificultad de montar un evento de estas características en tan solo unos días. David Galván dijo que “es un placer acudir a una feria taurina tan acogedora como la linense, pues me siento parte de ella como gaditano” y se comprometió a ofrecer su “máxima entrega e ilusión por torear en esta plaza”.