El personal del Zoobotánico de Jerez ha procedido esta mañana a colocar un microchip identificativo a las dos nutrias, que nacieron hace casi un mes en sus instalaciones, dentro del programa europeo de cría en cautividad de esta especie que se mantiene en el Zoo.

Una vez instalado el microchip, las dos crías han sido devueltas a la madriguera donde a partir de ahora podrán ser contempladas por los visitantes del Zoo a través de un monitor de televisión. Las dos nutrias nacieron hace casi un mes y no podían ser molestas en sus primeros días de vida por lo que la luz de la madriguera se encontraba apagada.

Las crías son hijas de Antón, procedente de Holanda, y de Sara, una hembra muy popular en el Zoo de Jerez, donde ingresó en el Centro de Recuperación procedente del campo, donde fue encontrada huérfana con pocos días de vida. Sara fue alimentada a biberón durante las primeras semanas y el personal del Zoo tuvo que enseñarle literalmente a nadar y pescar hasta que estuvo totalmente emancipada.

La nutria es un mamífero de la familia de los mustélidos que se encuentra perfectamente adaptado a la vida acuática y un depredador especializado en el consumo de peces. Sus poblaciones han desaparecido de muchas zonas a lo largo del siglo XX por la contaminación de ríos y masas de agua, a la vez que por la persecución directa por parte del hombre.

De hecho, llegó a extinguirse en parte de Europa y su área de distribución disminuyó fuertemente en nuestro país. La depuración de los vertidos a los ríos y otros factores han permitido una recuperación de sus efectivos en los últimos años, aunque se encuentra aún catalogada como especie ‘Vulnerable” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas y como “de interés especial’ en el catálogo andaluz.

Desde  ahora los cachorros y su madre pueden ser observados sin ser molestados gracias al monitor  que ofrece imágenes en directo de su cubil. Las nutrias nacen con los ojos cerrados y sin dientes, cubiertos de una borra gris y permanecen en la madriguera durante los dos primeros meses, aunque seguirán mamando hasta los 4 meses y permanecerán con su madre hasta aproximadamente el año de edad.