Felisa Rosado delegada de Medio Ambiente y Deportes, e Isabel Paredes, delegada de Bienestar Social, Igualdad y Salud, han valorado positivamente los resultados de participación del proyecto socio educativo llevado a cabo con menores y progenitores de cuarenta familias usuarias de los Servicios Sociales de la Zona Sur y Zona Centro en un programa de jardinería y plantas aromáticas.

Taller Plantas Aromaticas _ 03Este programa, desarrollado por el Ayuntamiento a través del Servicio de Actuación Socioeducativa con Infancia y Adolescencia (SASIA), se enmarca dentro de las nuevas líneas de trabajo del Gobierno municipal dirigidas a la infancia y la familia. El objetivo principal de estas políticas sociales es “potenciar y mejorar las relaciones intrafamiliares a través de los espacios comunes, espacios que generan vínculos afectivos y contribuyen al desarrollo emocional y la mejora de las relaciones”, ha explicado Isabel Paredes. Este taller, en sí mismo no es un fin, sino que “nuestro objetivo, además de adquirir conocimientos agrícolas y botánicos, es favorecer un encuentro comunitario, vecinal, familiar, en definitiva mejorar las relaciones dentro de la familia y en el entorno  social para que la integración y la inclusión social sea los más efectiva posible”, ha subrayado
Con el nuevo Gobierno municipal este servicio de menores y adolescentes ha recibido una fuerte reorientación, ya que ahora tiene como finalidad intervenir, desde el ámbito de la educación social, con menores que requieren una prevención secundaria, complementando las intervenciones que se hacen sobre la familia desde los Servicios Sociales.  “Su objetivo es ante todo facilitar un desarrollo integral de aquellos menores a quienes se atiende, promoviendo tanto el desarrollo de sus capacidades personales como sus habilidades sociales, haciendo especial hincapié en ayudarles a conseguir una adaptación con una actitud crítica a la realidad y evitar el fracaso escolar, como forma de prevenir posibles situaciones de exclusión social”, ha abundado la delegada.

El nuevo SASIA no sólo ha ampliado su zona de actuación, de (la zona Centro se ha sumado a la Zona Sur y Norte) sino que además este servicio ha adquirido un experiencia y un protagonismo que le ha llevado a formar parte de los foros de participación de ámbito social y comunitario de la ciudad. “Este servicio municipal ya está presente en el Observatorio de Violencia de Género y en el Proyecto de Intervención Comunitaria Intercultural (ICI). Su presencia en el ICI ha permitido que las distintas asociaciones de la Zona Sur  conozcan el funcionamiento y las instalaciones del SAISA”, ha subrayado la delegada.

De hecho, el servicio ha incrementado el número de destinatarios, niños y niñas de edades comprendidas entre los 5 y los 17 años, pertenecientes a familias usuarias de los Programas de Servicios Sociales Comunitarios.  “En el tercer encuentro de participación ciudadana, surgió la iniciativa del mantenimiento del centro, con el fin de conseguir un espacio común y una mejora para la socialización. En estos encuentros de participación ciudadana hemos conseguido, a través del acompañamiento, que alguna de las madres participe, aspecto que nos parece importantísimo porque el servicio está fomentando la vida comunitaria, además de implementar al relaciones dentro los núcleos familiares”, ha afirmado la delegada.

Isabel Paredes ha agradecido a Felisa Rosado su implicación directa en este programa. “La delegación de Medio Ambiente y Deportes que dirige Felisa Rosado nos ha prestado su colaboración desde conoció el programa y nos ha facilitado parte de las plantas aromáticas y otros elementos. Este taller ha permitido abrir líneas de colaboración con otras instituciones y asociaciones. Hemos creado un ambiente dinámico y lúdico donde las familias han tenido la posibilidad de compartir espacios y realizar tareas comunes”, ha subrayado la delegada.

El programa, que comenzó sus pasos en octubre, se mantiene vivo ahora con el cuidado de las especies plantadas. “Hemos contado con una experta en plantas aromáticas, Inmaculada Peña; voluntaria que se ha encargado de asesorar a la educadoras sobre los cuidados, las propiedades, además de organizar las rutas medioambientales por la zona para recoger algunas de las semillas”, ha explicado.

El SAISA ultima ahora su programación de actividades para los próximos meses. “Se programarán visitas guidas con los menores y sus familias a lugares emblemáticos de nuestro patrimonio, sedes de organizaciones del ámbito de lo social, además de espacios naturales. El objetivo es reducir las dificultades en que se encuentran estas familias y ofrecerles oportunidades a través de actividades culturales, lúdicas que faciliten la participación social y las familias mejoren sus relaciones a la vez se genera una integración social positiva con su entorno”, ha apostillado.