Los socialistas lamentan que el Ayuntamiento no haya ejecutado la inversión anunciada en la Mesa de Movilidad en abril de 2013 y advierte “de los graves peligros para las personas ante los nuevos desprendimientos”

El PSOE-A de Jerez, a través de la Secretaria de Organización, Ainhoa Gil, ha solicitado al Ayuntamiento que tome “medidas urgentes” en la nueva Estación de Autobuses de Jerez y “deje de retrasar la inversión inicial de 10.000 euros anunciados en la Mesa del Plan de Movilidad para subsanar las serias deficiencias que presenta”.

IMG-20140223-WA0013Gil recuerda al delegado de Urbanismo que deben ser “prioritarias” las actuaciones destinadas a mejoras de seguridad a pesar de que “la memoria vuelva a fallarle al Partido Popular de Jerez, sumido en espectáculos y circos lamentables; y que de la obra prevista en tres fases y en principio con consignación presupuestaria no se sabe nada de nada”.

Los socialistas jerezanos han traído a la memoria de los populares que “fueron ellos los que vendieron a bombo y platillo el Plan Integral  para la Estación en una Mesa de Movilidad celebrada en abril del año pasado y que hasta ahora, y como nos tienen acostumbrados, no ha habido más que humo”.

Así Gil advierte del “importante riesgo para viandantes que suponen las continuas caídas de losas de la estructura exterior y que ha obligado a vallar la zona, entre otros desperfectos en el interior del edificio”; lo que no admite “más demoras por el bien de la integridad física de los ciudadanos”.

Cabe recordar que el delegado de Urbanismo y Movilidad presentó un plan que, a su entender, “no tenía precedentes” y cuya primera fase empezaría de inmediato. “Un año después- añade Gil- ni una sola intervención en este edificio cuya titularidad ostenta el Consistorio jerezano desde 2010 tras su gestión anterior por el Consorcio Ferroviario”.

Del mismo modo desde el PSOE-A de Jerez se reclaman también medidas urgentes para paliar “el lamentable estado de suciedad que presenta el edificio, con una limpieza deficiente al máximo”.

El Plan Integral para la Estación de Autobuses presentaba entre otras actuaciones, que aún no se han llevado a efecto, tales como: seguridad de las personas (mejoras en la fachada, puertas y marquesinas; en el sistema de detección de incendios, sótano y aseos),  seguridad de las cosas (nuevo sistema de extinción de incendios para archivos en el sótano, sistema contra-incendios, tope transversal para las ruedas de los autobuses en las dársenas, reposición puertas del sótano y circuito cerrado de televisión), funcionalidad (re-instalación de software de información al viajero, revisión de megafonía, paneles y monitores; relojes de vestíbulo y dársenas radio-controladas y remodelación de la dependencia de la antigua consigna, entre otros) y por último, fase de conservación (actuación en fachada, vestíbulo, cubierta del edificio, entrada a dársenas y letreros dinámicos ‘leds’, entre otros).