La Junta de Gobierno Local celebrada esta semana y presidida por la alcaldesa, María José García-Pelayo, ha aprobado el primer desglosado del proyecto de segregación de vías peatonales y ciclistas para mejorar la seguridad vial de la carretera Jerez-Guadalcacín, que fue declarado de interés público por unanimidad en la sesión plenaria celebrada el pasado 23 de diciembre.

El proyecto, que cuenta con un presupuesto de 138.524 euros, consistirá en la realización de las obras de un acerado peatonal e iluminación en el carril-bici que, con una longitud de 1,2 kilómetros unirá la avenida de La Granja, a la altura de la rotonda de Michelin, hasta el cruce con la calle Espino, en la prolongación de la avenida de San José Obrero.

Hay que recordar que este vial se encuentra abierto al público desde su construcción realizada por el IRYDA y actualmente se encuentra en un estado deficiente desde el punto de vista de la seguridad vial con un alto índice de peligrosidad para los usuarios, especialmente peatones, ciclistas y conductores de vehículos para personas con discapacidad.

El delegado de Urbanismo y Movilidad, Agustín Muñoz, destaca que “una vez aprobado por el Pleno la declaración de interés público de este proyecto, lo que permite que el trazado y la configuración del vial tras la ejecución del proyecto se integre en la ordenación urbanística, ahora se da un paso más al aprobar la Junta de Gobierno Local el primer desglosado del mismo que recoge la construcción del acerado y la iluminación de la zona, una vez que la Junta de Andalucía ejecute las obras del carril-bici propiamente dichas”.

El delegado incide en que “con este proyecto aprovechamos para garantizar a los vecinos tanto de Guadalcacín como del núcleo urbano que contarán con un acceso peatonal seguro, iluminado y que potenciará la conectividad entre ambas zonas. Nuestro principal objetivo es reducir el riesgo de accidentes para los usuarios de este vial que contarán con un carril-bici y un acceso peatonal adecuado y seguro”.

Este proyecto se enmarca en el desarrollo del Plan Andaluz de la Bicicleta en Jerez. Mientras el Ayuntamiento acometerá la construcción del acerado y dotará de iluminación adecuada la zona, la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía acometerá las obras del carril-bici propiamente dichas.

Agustín Muñoz recuerda igualmente que “todos los ramales del carril-bici previstos han sido consensuados en la Mesa de la Movilidad y en las continuas reuniones que han mantenido los técnicos del Ayuntamiento y de la Junta de Andalucía”.

EL GOBIERNO LOCAL IMPULSÓ LA INCLUSIÓN DE GUADALCACÍN

De hecho, la llegada de las vías ciclistas dentro del Plan Andaluz de la Bicicleta (PAB) hasta Guadalcacín fue impulsado por el Gobierno local y supuso una de las modificaciones más importantes del primer borrador técnico de la Consejería de Fomento sobre la implantación del PAB en Jerez junto a la llegada también al Distrito Sur de éste.

“Desde el primer momento, tal y como la alcaldesa se comprometió con el delegado territorial de Fomento, íbamos a trasladar a la ciudadanía el borrador técnico como condición indispensable para el desarrollo del Plan en Jerez. De ese trabajo continuo de consenso se han alcanzado metas importantes como, por ejemplo, que de las 300 plazas de aparcamiento que se iban a perder con la construcción de los ramales se pierdan sólo 7 o que las vías ciclistas conecten con Guadalcacín, lo que supone la construcción anexa de acerado y alumbrado y también la creación de vías ciclistas en el Distrito Sur a través de un tramo de Blas Infante y Puertas del Sur”, ha explicado Muñoz.

“NO TENÍA SENTIDO HACER UN CARRIL-BICI SIN ESTA ACTUACIÓN”

El Ayuntamiento asume por lo tanto el compromiso de esta obra mientras que la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta ejecutará la obra del carril-bici propiamente dicho ya que, según ha añadido Muñoz, “no tiene sentido hacer llegar el carril-bici hasta Guadalcacín sin que se realizara al mismo tiempo esta actuación, que asume el Ayuntamiento como muestra del compromiso con los vecinos de Guadalcacín que nos han trasladado su demanda de conectividad con el núcleo urbano de la ciudad a través de la nueva red de vías ciclistas. De esta manera, no solo se garantiza mayor seguridad lumínica a los ciclistas que utilicen el carril-bici, sino que potenciará su uso y constituye, al mismo tiempo, un nuevo acceso peatonal por acerado hasta Guadalcacín en paralelo al propio carril-bici”.