Puerta Grande para Leonardo en la despedida de Fermín

El Puerto de Santa María (Cádiz). Sábado, 15 de agosto de 2015. Tercera corrida (nocturna, de rejones) de la Temporada de Verano. Temperatura agradable. Algo más de un tercio de entrada, la mayor parte del público en zona de sol. En el paseíllo la banda interpreta “Mi jaca”.

Toros de Luis Terrón, con pesos entre 500 y 520 kilos; bien presentados; de buen juego, excepto tercero y cuarto; aplaudido el sobrero en el arrastre.

  • Fermín Bohórquez: pinchazo sin soltar y rejón contrario; oreja con petición de segunda. En el sobrero que regaló, marronazo, pinchazo y medio rejón trasero, con aviso; ovación.
  • Ruy Fernández: pinchazo contrario y caído y rejonazo arriba; una oreja.
  • Leonardo Hernández: rejón algo contrario con muerte espectacular; dos orejas con petición muy mayoritaria; salida por la Puerta Grande.
  • Manuel Manzanares: medio rejón contrario y rejón trasero con vómito; ovación sin saludo.
  • Andrés Romero: dos pinchazos sin soltar y rejón trasero y contrario; alguna petición y vuelta.
  • Manuel Moreno: dos marronazos y medio rejón; vuelta.
Fermín Bohórquez recibió el brindis de sus compañeros y, antes de retirarse, saludó en el centro una gran ovación de despedida de esta plaza.

fermin bohorquez

El rejoneador jerezano Fermín Bohórquez se despedía profesionalmente de la afición de El Puerto de Santa María. Pudo haber confeccionado la empresa un cartel de relumbrón pero optó por un acompañamiento más numeroso en detrimento de nombres más atractivos. ¿Estaría ahí la clave de una entrada que no pasó de la categoría de mejorable?  Recordamos temporadas pasadas en las cuales la nocturna de rejones conseguía llenar el aforo de la plaza.

Bohórquez lució en su primer toro al caballo Gallo (descendiente de la cuadra de Hermoso) para la salida, a Brasil, Lío, caballo joven pero espectacular, y Melero en banderillas, y para el último terció a Irak. En el sobrero que regaló sacó a la veterana Rubia para la salida, a Bohemio y otra vez al veterano Melero para banderillas y a Irak, también otra vez (no dio oportunidad a Moraíto), para el último tercio; creemos que no reservó lo suficiente al toro para el final .

Fernández, elegantemente vestido, como cabalheiro portugués, a la federica, montó sobre Canario a la hora de recibir; sacó a Cervantes, con boca suavísima, Estoque y Único, el de los balancines, para banderillas; las cortas y el rejón de muerte los utilizó sobre Fado, que hace posadas en la cara.

El extremeño Hernández sacó a Champán para recibir al toro con un rejón muy trabajado; usó en banderillas a Verdi (con el que puso la mejor banderilla de la noche) y Sol, muy expresivo, y en el tercio de muerte, con cortas y rosa, montó a Xarope, que arrebató al público con sus levadas saltando.

Manzanares recibió sobre Jumillano y realizó una gran carrera templando; banderilleó sobre Farruquito, que hace la hermosina, y Tomatito, quebrando; reservó a Secreto para el último tercio. Este rejoneador necesita mejorar

Romero, la esperanza de Huelva, utilizó a Perseo para recibir al toro en toriles y torearlo con el marsellés antes del castigo; en banderillas usó a Guajiro, con quiebros profundos y piruetas, Odiel, bello en su piafé al galope, y Bambú, con piruetas antes del encuentro; dejó a Chamán para ejecutar el tercio de muerte.

Moreno, joven y autodidacta rejoneador de Herrera (Sevilla), montó de salida a Camarón, que recorta en corto; banderilleó sobre Ferrari, torero y con temple, y Jerez, que quiebra tras piafé; sacó a Vino en el último tercio, con cortas muy reunidas. Para el que escribe fue una grata sorpresa.

Al final la despedida del jerezano fue cariñosa, con ovación cerrada recibida, decimos, en el centro, en recuerdo de tantas tardes ofrecidas en este mismo coso pero quizás quede el poso agridulce personal de un remate más redondo en la última suya de El Puerto.