Visto bueno del sector de la hostelería a una iniciativa que mejora el control alimentario

En España aún no se ha experimentado este tipo de experiencias exitosas en otros países. Andalucía se convertiría en la primera región en implantar este avance

La iniciativa del Colegio de Veterinarios de Cádiz (ICOV Cádiz) para aumentar la transparencia de los establecimientos alimentarios mediante un nuevo modelo de control sanitario sigue adelante. Tras la reunión promovida por la Comisión de Salud de la organización colegial, quedó claro que la idea cuenta con el apoyo de los diversos colectivos implicados en el sector alimentario, desde consumidores hasta establecimientos. Aunque hay que matizar que cada uno expuso sus opiniones sobre cómo desarrollar la iniciativa. El trabajo ahora se centrará en encontrar puntos en común para dar forma a una propuesta concreta que satisfaga a todas las partes.

zoom-7739b079ec272d66e11412f78c0dd130-920-518

Al encuentro asistieron Jesús Fernández Pascual y José Manuel Sánchez Almeneiro, por parte de la Comisión de Salud de la Junta de Gobierno del Colegio de Veterinarios de Cádiz; Antonio de María Ceballos, presidente de la patronal hostelera Horeca; Jesús Yesa Herrera, de la asociación de consumidores Facua y Natalia Rojo, de OCU. Avanzax (Asociación de personas con alergias alimentarias de Andalucía) no pudo venir, pero hizo llegar sus aportaciones. Estaba también convocada la Federación de Comerciantes (Fedeco), aunque al final no acudió a la cita.

Desde el ICOV Cádiz, se muestran satisfechos con los resultados de la reunión. En líneas generales, tanto los representantes de los consumidores como los del sector están conformes con avanzar “de forma decidida” en la transparencia de los controles sanitarios. Comparten la opinión de que “supondría garantizar los derechos del consumidor/a de elegir libremente el establecimiento alimentario”. Las divergencias se centran en qué información facilitar a la población consumidora y cómo ofrecerla. El sector hostelero apuesta por informar sobre si el establecimiento ha sido controlado o no. Las entidades de consumidores presentes se muestran más ambiciosas y apuestan por facilitar el resultado íntegro de los controles sanitarios de cada establecimiento. Mientras que los profesionales veterinarios de salud pública especialistas en seguridad alimentaria, más cautos, sugieren que la información “debe ser objetiva y comprensible por el consumidor para no generar malos entendidos”.

zoom-ef7fb0536617b2a3d3498b9ce947a378-920-518

Durante la reunión, se pusieron sobre la mesa otras preocupaciones. Desde Facua apuntan a una “posible perversión del sistema” que termine con la categorización de los establecimientos alimentarios en función de sus resultados: para “pobres” (los de peor resultado) y “para ricos” (los de mejor resultado).

Los veterinarios encargados de las inspecciones sanitarias de los establecimientos alimentarios plantean la necesidad de “compartimentar” las diferentes opciones que ofrece el mercado (por ejemplo, en el caso de una pizzería con un restaurante de buffet libre, separar ambas opciones y que no estén dentro del mismo “compartimento”). Apuestan por mejorar la formación para unificar criterios en las valoraciones de riesgos, También ponen sobre la mesa la necesidad de ampliar el cupo de profesionales dedicados/as a la seguridad alimentaria, a fin de cubrir la demanda de establecimientos no controlados, así como continuar con los controles que habitualmente demandan las alertas alimentarias, denuncias y toxinfecciones alimentarias.

Por su parte, desde el ámbito de la hostelería expresan su temor de que, una vez en marcha este nuevo sistema de transparencia, los/las consumidoras solo busquen establecimientos de máxima puntuación (es decir, los de mejor resultado en los controles higiénico-sanitarios). El resto, expresaron desde Horeca, estarían abocados a la ruina y desaparición. Por tanto, sugieren informar solo sobre cuándo fue la última inspección, pero que los resultados de la evaluación del riesgo sean internos (solo para la administración sanitaria, como se hace en la actualidad). El colectivo de hosteleros/as propone que cualquier cambio del modelo ha de pasar por potenciar la formación y reciclaje de los profesionales del sector, ya que de eso depende en gran medida el éxito sanitario en la hostelería.

yaa

Hechas estas valoraciones, y tras varias horas de reunión, las partes mostraron su conformidad para avanzar juntas en una propuesta definitiva destinada a la Comisión de Redacción de la Estrategia de Seguridad Alimentaria para Andalucía 2016-2020.

Por recopilar toda la información previa al encuentro, cabe recordar que la intención del Colegio de Veterinarios de Cádiz es que los establecimientos alimentarios abiertos al público ofrezcan a los consumidores/as información sobre su calificación en la evaluación del riesgo, derivada de los distintos controles técnicos sanitarios. Los veterinarios agentes de salud pública creen que las nuevas tecnologías facilitan esa posibilidad. La información podría facilitarse desde portales web específicos, o simplemente, mediante la expedición de un certificado de control sanitario visible.

Existen experiencias exitosas de este tipo en otros países, pero en España aún no se ha dado el paso. Si este grupo de trabajo gaditano consigue su objetivo, Andalucía se convertiría en la primera región en implantar semejante avance.