Un joven clava una lanza de metal a un policía nacional en Estepona

El compañero se vio obligado a disparar para que no lograra acabar con la vida del agente

El agente de la Policía Nacional fue herido también en una oreja. Se salvó gracias a que llevaba el chaleco puesto
EL agresor recibió dos disparos en el abdomen y otro en la muñeca tras perforar el chaleco antibalas de un funcionario

Un joven de 28 años atacó armado a un policía nacional en la tarde del jueves en una intervención. El supuesto agresor, un hombre con varios antecedentes y un carácter violento, recibió tres disparos y se encuentra ingresado en el Hospital Costa del Sol de Marbella.

Los hechos han ocurrido sobre las 18.00 horas en un descampado próximo a un deposito de agua que está ubicado en una zona de la localidad conocida como la Joya. Los agentes, uniformados, pasaban por allí cuando se fijaron en el joven, de 28 años de edad, que tenía una actitud extraña, tal como informa Diario Sur.

El individuo es conocido por la Policía en el municipio malagueño de Estepona dado su amplio historial delictivo y haber protagonizado distintos episodios violentos por los que se le buscaba. En otra ocasión los agentes le intervinieron un hacha.

Así decidieron darle el alto, pero éste emprendió una huida a pie que no tardó mucho en acabar. Los policías nacionales le alcanzaron y uno de ellos le pidió que le entregara su documentación para identificarle. En ese momento fue cuando le dio una primera lanzada que le alcanzó en la cabeza al agente y le hirió en la oreja. Su compañero, ante la situación, habría decidido desenfundar su arma y realizar un disparo al aire de advertencia.

Lejos de deponer su actitud, el sospechoso, presuntamente, volvió a arremeter con la lanza de metal contra el policía nacional, esta vez dirigiéndola contra el abdomen. Sin embargo, al llevar puesto el chaleco antibalas, se salvó.

Viendo que la integridad de su compañero estaba en peligro, el policía nacional habría tenido que volver a disparar, en esta ocasión contra el sospechoso para reducirlo. El joven, que tuvo que ser atendido de urgencia por los sanitarios que fueron requeridos, resultó herido grave.

El 061 se personó en la zona en la que habían ocurrido los hechos. Los sanitarios trasladaron en ambulancia al herido, que estaba consciente, hasta el Hospital Costa del Sol. Presenta, según fuentes sanitarias, tres disparos, dos de ellos en el abdomen y otro en una de las muñecas. Tuvo que ser intervenido quirúrgicamente y permanece en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) pendiente de evolución.

Los sindicatos policiales vienen reclamando desde hace años una mayor dotación de chalecos antibalas para todos los agentes del Cuerpo y han insistido en la necesidad de que el Gobierno invierta en su seguridad. Por su parte, el agente también tuvo que ser trasladado a un centro para ser atendido. Tuvo fortuna ya que sólo presentaba las pertinentes heridas ocasionadas por el objeto punzante.